Yoga de momento a momento

Satsang en celularSwami Niranjanananda Saraswati

"El primer capítulo fue la era de la propagación del yoga, la Edad de Piedra, y el segundo capítulo es la era de la experiencia del yoga, la Edad del Bronce. La Edad de Piedra tenía su propia identidad distintiva, que se ha convertido en la Edad de Bronce. Del mismo modo, la Edad del Bronce tiene su identidad distintiva y, con el tiempo, cuando los materiales y las herramientas se hayan acumulado, progresará hasta la próxima era. En cada época las cosas avanzan, nada retrocede.

De la misma manera, ustedes como estudiantes de yoga, estoy usando la expresión "estudiantes de yoga", deben pensar y reconocer que deben desarrollar la experiencia yóguica en lugar de enseñar a otros a desarrollar la experiencia yóguica. Es totalmente desajustado con la tradición, con los gurús y con la sabiduría del vidya (conocimiento) decirle a otras personas que se relajen, mientras tu propia mente está bajo estrés. Eso no es honrar el vidya o al parampara. Si hay un sentimiento de honrar el vidya y el parampara, la tradición, el conocimiento y la sabiduría, entonces se debe hacer un esfuerzo absolutopara hacer que tu estilo de vida sea hoy un poco mejor de lo que era ayer.

Como estudiantes de yoga que viven en sus propios centros, enseñan en diferentes lugares de la ciudad o viven en un ashram, deben plantearse una pregunta: estás enseñando a otros, pero ¿qué estás haciendo tú mismo? ¿Estás viviendo lo que estás enseñando? Para responder a esto, debes ver y observar tu estilo de vida.

No es posible ni práctico para todos vivir un estilo de vida yóguico perfecto. Si vives en casa con tu familia y tienes que cuidar la educación de los niños, las compras, el trabajo, la casa y solo eres un maestro de yoga a tiempo parcial, entonces definitivamente es más difícil vivir el estilo de vida yóguico que elijas. Hay muchos otros factores que desvían tu energía, tiempo y atención.

El otro grupo, las personas que viven en ashrams durante algún tiempo, tampoco se puede considerar que estén viviendo una vida yóguica. Un ashram tiene su propio conjunto de disciplinas, y la vida yóguica, que es única para tí, tiene su propio conjunto de disciplinas. La vida en el ashram puede requerir que te levantes a las cuatro de la mañana, pero simplemente levantarte a las cuatro no es vida yóguica. Si comienzas tu día con el canto de los tres mantras, independientemente de a qué hora te levantes, entonces se trata de una vida yóguica. Tienes que decidir a qué hora te vas a despertar dependiendo de tu entorno. Cualquiera sea el entorno en el que te encuentres, debes vivir de acuerdo con eso. En el ashram, si la clase va a comenzar a las cinco, entonces tienes que levantarte temprano, pero esa necesidad no está en casa.

Para vivir una vida yóguica sin importar dónde te encuentres, debes esparcir la conciencia yóguica durante todo el día. Una de las mayores deficiencias en las personas, ya sean practicantes de yoga o defensores del yoga, es que no pueden mantener una rutina y disciplina. Piensan: ‘Hago mi yoga en el aula. Cuando no estoy en el aula, no tengo que pensar en el yoga ". Este tipo de pensamiento significa que ni siquiera entiendes el significado de la palabra yoga, pero hablas de eso como si fueras un maestro. Con solo leer algunos libros y pronunciar discursos elocuentes, no te conviertes en un maestro. Hay un sutra en los Yoga Sutras sobre la regularidad, la continuidad y la creencia en lo que haces: Sa tu deerghakaala nairantarya satkaara sevito dridhabhoomih: "Esto (la sadhana) se basa firmemente en perseverar durante mucho tiempo con reverencia y sin interrupción". Recordar este sutra, te ayudará a entender el camino de la sadhana.

El yoga no es la enseñanza en el aula. Has escuchado de todos los oradores durante estos cuatro días que el yoga que aprendieron fue más sobre interacción, observación y autocorrección y no acerca de clases de asana, pranayama, yoga nidra y pratyahara. Sin embargo, el mayor malentendido sigue existiendo: "Practico mi yoga todos los días desde este momento hasta este momento, y luego soy libre de hacer otras cosas". No, no eres libre de hacer otras cosas. Puedes hacer tu asana y pranayama y yoga nidra y meditación, y sin embargo, no eres libre. Tienes que mantener la conciencia y la actitud yóguica en todo momento. Es este aspecto el que te ayudará en la vida, no la práctica de asanas y pranayama. Por lo tanto, desapégate un poco del yoga del aprendizaje, la enseñanza y la práctica en el aula; y pónlo en tu vida personal como práctica de momento a momento.

Para convertir el yoga en una práctica de momento a momento, debes mirar todos los componentes del sistema Satyananda Yoga que Sri Swamiji ideó. Luego realiza las cápsulas de las prácticas para hacer en diferentes momentos del día. DIstribuye las prácticas en un período de doce horas. Por la mañana, practica los tres mantras. La práctica de los mantras apacigua la mente, como se indica en el significado de la palabra mantra. Muchos de ustedes piensan: ‘¿Por qué tengo que cantar mantras en la mañana cuando mi mente ya está apaciguada? Debería hacerlo cuando mi mente está perturbada ". Piensas de tal manera porque solo escuchas las palabras sin comprender su intención.

La mente no necesita ser apaciguada solo cuando siente el estrés, porque la mente siempre está bajo estrés. Incluso cuando no eres consciente de ello, las actividades subconscientes e inconscientes continúan teniendo lugar. Incluso ahora mismo se están llevando a cabo actividades subconscientes e inconscientes y, sin embargo, no eres consciente de ellas. Para desarrollar la conciencia de esas actividades, debe tener lugar la conciencia de momento a momento. Si está moviendo tu mano, debes saber que estás moviendo stu mano. Si estás moviendo la cabeza, debes saber que estás moviendo la cabeza. Ni un solo acto debe pasar desapercibido. Si incluso estoy tensionando un dedo en este momento, soy consciente de que mi dedo está siendo flexionado. Ese es el grado de conciencia que hay que desarrollar.

Se debe desarrollar una conciencia continua y constante. Esto puede suceder si en la mañana haces tres sankalpas; uno para el cuerpo, uno para la mente y uno para toda la vida. El cuerpo requiere salud, por lo tanto, el primer sankalpa es para la salud con el Mahamrityunjaya mantra. La mente requiere sabiduría, por lo tanto, el segundo sankalpa es para la sabiduría con el Gayatri mantra. La vida requiere vivir sin problemas; por lo tanto, el tercer sankalpa es para superar la angustia con los 32 nombres de Durga. Al hacer estos tres sankalpas en la mañana cuando estás fresco del sueño, plantas semillas positivas en la mente. Entonces puedes continuar con tus asuntos diarios.

Muchos libros se han publicado en los últimos cuatro años como parte de la iniciativa del Segundo Capítulo del Yoga. Hay una serie particular, "Yoga para todos". Contienen prácticas en forma de cápsulas: con una práctica mínima puedes obtener los máximos beneficios. Este enfoque tiene que ser adoptado en la vida. Puede haber cinco asanas, cuatro asanas, siete asanas; un pranayama, dos pranayamas, tres pranayamas, ningún pranayama; esta práctica, sí; esta práctica, no; esta práctica, la mitad; Esta práctica, una cuarta parte, según las diferentes cápsulas que se realizan. Cada cápsula tiene un propósito específico, al igual que una aspirina, un antibiótico o un broncodilatador tienen un propósito diferente.

Las cápsulas incluyen asanas, que se pueden practicar por no más de quince a veinte minutos antes del desayuno. La lógica es simple: si tienes dolor de cabeza, tomas una aspirina y el dolor de cabeza desaparece en diez minutos. Al tomar diez aspirinas, ¿desaparecerá el dolor de cabeza en un minuto? No, pero definitivamente dañarás tu sistema. Es lo mismo con el yoga. Si haces cinco asanas para tu necesidad, cumplirán el propósito. No necesitas practicar cincuenta. Eres libre de hacerlas; esa es tu elección, especialmente si quieres presumir ante ti mismo. Si deseas obtener el beneficio, entonces debes ser específico.

El pranayama se puede practicar durante el día, siempre que te sientas con poca energía. Incluso en tu lugar de trabajo, ve al baño, enciende un incienso y practica tu pranayama. Es posible, mucha gente lo hace.

Cuando regreses a casa de tu trabajo u otras ocupaciones externas en la noche, acuéstate en tu cama durante diez minutos, practica yoga nidra y desházte de todo. Por la noche, antes de irte a dormir, practica meditación.

Lo que haces en una sesión de dos horas en una clase puede extenderse a lo largo de todo el día. Cada vez que haces algo, estás renovando tu conexión y conciencia con el yoga, contigo mismo y tu condición. Cuanto más te observes, más se desarrollará el deseo de sintonizarte. Comenzarás a notar los pequeños espacios aquí y allá que necesitan rectificación.

Junto con todo esto, tiene que haber algo de swadhyaya, algo que estudies todos los días. Lees el periódico todos los días, intenta leer una página de satsang también todos los días. Haz de eso parte de tus noticias diarias. Cada vez que abras tu computadora o iPad, después de completar el trabajo, lee un satsang y cambia por completo el estado de tu mente. Intenta desarrollar las cualidades positivas mientras vives tu vida habitual, lejos de todas las disciplinas del ashram, lo cual es difícil.

En el ashram, octubre se declara el mes de la felicidad. Si observas durante cuánto tiempo está feliz durante el día, te sorprenderás al descubrir que no es más de quince a veinte minutos en todo el lapso de veinticuatro horas. ¿Puedes aumentar el lapso de felicidad? Desde veinte minutos por día, ¿puedes hacerlo media hora, luego una hora, luego dos horas y seguir aumentando la duración de ser feliz? Eso te ayudará.

La gente olvida cómo ser feliz. A principios de este año, hubo una noticia de que en la Universidad de Oxford se estaba impartiendo un curso sobre felicidad por parte de un profesor, y fue el curso con mayor participación. Mientras que en otras clases había treinta, cuarenta o cincuenta estudiantes, en esta clase había alrededor de cien estudiantes que querían aprender a ser felices. Qué estado patético de la vida humana que ahora deben realizarse cursos en las universidades para enseñarle a la gente cómo ser feliz.

Si tienes que aprender a ser feliz  es porque olvidaste cómo serlo. Por lo tanto, aplicar los yamas y niyamas al estilo de vida se vuelve mucho más importante. Si puedes desarrollar estas actitudes yóguicas junto con swadhyaya, satsang, kirtan, mantras, crearán un cambio sustancial en el entorno del grupo, la familia o el ashram. Donde sea que haya un esfuerzo grupal, el entorno cambiará.

Incluso el havan de los sábados para el Mahamrityunjaya mantra no es un esfuerzo individual. Al menos en la India, toda la familia se reúne, incluso con los vecinos, para cantar el Mahamrityunjaya mantra, con el propósito de crear un cambio en el entorno mental. Definitivamente, trae más unidad, cohesión, comprensión, comunicación, afecto, simpatía, amor y conexión. Todo esto conduce al fortalecimiento de la naturaleza humana.

Tienes que pensar en términos de estilo de vida. No te centres solo en las prácticas que deseas aprender o hacer; concéntrate en cómo puedes vivir un estilo de vida yóguico armonioso, sin importar dónde te encuentre, creando una rutina para tí. Entonces podremos pasar al segundo capítulo del yoga con optimismo y esperanza y lograr un cambio cualitativo en nuestra vida y en nuestro entorno."

—23 de octubre de 2019, Simposio de Yoga de Munger

Fuente: "Moment to Moment Yoga", Swami Niranjanananda Saraswati. From Yoga Chakrodaya, Munger Yoga Symposium 2018, Book 1/3