Yoga como práctica, sadhana, estilo de vida y cultura

2019 12 01 SatsangSwami Niranjanananda Saraswati

No considero al yoga como solo una práctica; más bien, en el "Niranjanananda Yoga Samhita", el yoga está integrado por cuatro categorías: práctica, sadhana, estilo de vida y cultura. Así es como veo al yoga. Veo al yoga como una práctica, veo al yoga como una sadhana, veo al yoga como un estilo de vida y veo al yoga como una cultura. Esta es la progresión del yoga.

La mayoría de las personas solo son practicantes de yoga. Van a una clase de yoga, hacen algunos ejercicios, algo de relajación, algo de meditación y se van diciendo: "Ya hice mi yoga". ¡Lo siento, no has hecho tu yoga! Solo has practicado ciertos aspectos del yoga. Cuando practicas yoga, cuando vas y te unes a una clase, lo haces por curiosidad o por una razón personal. Estás estresado, por lo tanto, quieres hacer yoga o tienes algunas complicaciones físicas y quieres practicar yoga para controlarlas.

Practicas yoga para satisfacer tus propias necesidades. No practicas yoga para experimentar las aspiraciones del yoga. Las personas que practican yoga para experimentar los objetivos establecidos por el yoga se conocen como sadhakas. Aquellos que practican yoga solo para sentirse bien y livianos, un poco más flexibles y deshacerse de la rigidez, no son sadhakas. Para mí, son personas que están en la escuela primaria del yoga, aprendiendo el A, B, C, D. Durante años, sigues escribiendo tu A y tu B y tu C. Durante años, tienes una selección de veinte prácticas que haces todas las mañanas como práctica de yoga. No puedes encender el interruptor de una bombilla y esperar que se encienda el ventilador. Si deseas encender el ventilador, debes encender el interruptor del ventilador. No puedes hacer asanas y esperar que la kundalini se despierte. Esa es una idea incorrecta.

Tiene que haber un cambio en la comprensión, apreciación y experiencia del yoga. Uno tiene que pasar por estas cuatro etapas, desde la práctica hasta el cultivo de la cultura yóguica, para darse cuenta de la profundidad del yoga.

(...)

Cuando comienzas a incorporar principios yóguicos en tu vida, el yoga se convierte en parte de tu estilo de vida. Se refleja en tu comportamiento y tus interacciones. Este individuo disciplinado, positivo y despierto se ayuda a sí mismo y a los demás: la familia, la sociedad, la nación y el mundo. El estilo de vida yóguico es el nivel universitario del yoga.

Cuando estos principios se convierten en una parte inseparable de tu comportamiento, aparecen como cultura yóguica. De esta manera, el yoga debe verse progresivamente en términos de cómo puede ser útil en el largo plazo de la vida, no solo como una hora de práctica cada día.

Cultivando la conciencia

Uno de los componentes del yoga es mantener la conciencia en cada momento del día. No eres consciente de cada momento del día. Vives cada momento del día, pero no eres consciente de que estás viviendo. Esta conciencia tiene que incrementarse gradualmente.

(...)

Tienes que progresar poco a poco, no pienses en dar un salto largo. Aprende a caminar los primeros pasos dando pasos más pequeños. Si tomas pasos más pequeños, puedes cubrir más terreno. Si intentas dar grandes pasos para cubrir más terreno, en algún lugar caerás.

Para cultivar la conciencia, debes aplicar el mismo principio: el lapso de cinco minutos. ¿Puedes mantener la conciencia de lo que estás haciendo durante cinco minutos? Incluso cuando estás trabajando no puedes mantener tu concentración durante cinco minutos; ella salta de aquí para allá. En cualquier actividad, se hace difícil mantener la concentración, el enfoque y la conciencia durante un largo período de tiempo. La disipación siempre tiene lugar. Por lo tanto, durante una semana, intenta tomar conciencia durante cinco minutos. Durante esos momentos de conciencia, manténte al mando y en control de tus respuestas, tus reacciones y tus actitudes. La próxima semana, intenta diez minutos. La tercera semana, intenta quince minutos. Gradualmente podrás aumentar este tiempo y luego, de forma natural y espontánea, sin ningún esfuerzo, podrás mantener tu conciencia las veinticuatro horas del día.

(...)

El lapso de conciencia tiene que extenderse de períodos momentáneos a períodos más grandes. Esto te permite convertirte en el testigo de tu vida, el drashta del que escuchas en los Yoga Sutras del Sabio Patanjali. Mucha gente piensa que ser el drashta, ser el testigo, es solo un tema de meditación: “Con los ojos cerrados, intentas convertirte en el testigo de lo que sientes”. ¡Olvídalo! Con los ojos abiertos, conviértete en testigo de ti mismo; ese será el verdadero logro de tu vida. No seas como un avestruz que pone la cabeza en el suelo y piensa que nadie puede verlo. Cultiva y expande el período de tu conciencia. Descubrirás que muchas de las respuestas y reacciones negativas que expresas o confrontas en tu vida pueden manejarse fácilmente cultivando la conciencia.

Extracto del libro “Yoga in Daily Life”, de Swami Niranjanananda Saraswati.
www.satyamyogaprasad.net => ebooks => 1st Chapter Books => Yoga Drishti Series