Tres claves

2021 06 13Swami Niranjanananda Saraswati

El Bhakti Yoga se ocupa de la gestión emocional como medio de evolución personal. Se trata de un proceso similar a la alquimia para convertir la energía no refinada de las emociones y las pasiones más burdas en sentimientos sublimes. En pocas palabras, el bhakti yoga consiste en desarrollar cualidades positivas dentro de uno mismo. Teniendo esto como intención, las siguientes tres actitudes clave te ayudarán a desarrollar tu sadhana.

 

Compromiso

A medida que desarrolles cualidades positivas en ti mismo, necesitarás ser firme y comprometido en tu práctica. Mantén una conciencia constante de las manifestaciones del shatvikara, las seis condiciones de la mente, y haz el esfuerzo de transformarlas. Cuando surja la ira, trabaja en cultivar y sentir el perdón. Sustituye la avaricia por la generosidad, el deseo por un auténtico sentimiento de satisfacción. Al redirigir la energía cargada de la emoción que se está expresando, puedes evitar que la tendencia negativa eche raíces.

Fe

Ten fe en ti mismo y en la gracia del camino. Antes de empezar a caminar, no puedes saber cómo te transformará el viaje. Incluso si al principio no puedes relacionarte con el elevado objetivo de la autoentrega, sigue caminando. A través de la sadhana de bhakti yoga experimentarás cambios positivos en tu interior. La mayoría de los aspirantes se desprenden de sus ambiciones y deseos gradualmente. La persona que está preparada para aniquilar el ego y rendirse a la voluntad divina es diferente de la persona que eres hoy. La rendición no es pasiva. Es un estado elevado del ser e implica una participación creativa en el mundo con pureza de espíritu.

Servicio

De poco sirve desarrollar la bondad y las cualidades positivas, volverse sátvico o luminoso, y puro, si no beneficia a los que te rodean. Sirve y eleva a los necesitados. A través de atmabhava, viéndote a ti mismo en los demás y a los demás en ti, encontrarás tu propia manera de apoyar, inspirar y contribuir a su bienestar. Lo ideal es volverse desinteresado, pensar menos en uno mismo y más en los demás. Un árbol frutal no come sus propios frutos ni disfruta de su propia sombra, sino que los ofrece indiscriminadamente y en gran abundancia para que otros los disfruten.

 

Fuente: Lbro "Progressive Yoga Vidya Training: Understanding Yoga Vidya". Swami Niranjanananda Saraswati. www.satyamyogaprasad.net