Servir, amar, dar. Enseñanzas Supremas de Sri Swamiji

2020 12 29 Sw Satyananda Avahan Magazine 2020 09 10 pag 24Swami Satyananda Saraswati

La filosofía de vida fundamental de Swami Sivananda era el servicio. Sus prioridades eran: "Servir, amar, dar, purificar, meditar, realizar." La meditación estaba al final de su lista, muy, muy lejos. Mientras que tú empiezas tu vida espiritual con la meditación, la vida espiritual de mi gurú empezó con el servicio y culminó con la meditación. El comienzo de la vida espiritual proviene del servicio a la humanidad.

Lo más importante que Swami Sivananda solía decir era que así como hay un sistema de educación que va desde el jardín de infantes hasta la universidad, de la misma manera hay un sistema de escolarización en la vida espiritual. El primer nivel es el servicio, el segundo es el amor, el tercero es dar. Dios existe, así que tienes que pensar en Él. Tienes que meditar y rezar. Tienes que purificar tu corazón. Le pregunté: "¿Pero cómo?" Dijo que el jardín de infantes de la vida espiritual es el servicio. ¿Qué viene después? Amar a los demás. Entonces la siguiente clase es dar, dar y dar. No digas, "Tú me das", dí "yo te doy". Esta es la escuela primaria espiritual - servir, amar y dar. Esta clase elemental de vida espiritual resultará de gran utilidad.

 

Después de esto, Swami Sivananda dijo que deberíamos purificar el yo: purificar la mente, el corazón, las intenciones y las acciones. Practica ahimsa, no violencia, satya, veracidad, brahmacharya, restricción sensual, aparigraha, no posesividad, tapasya, austeridad, asteya, honestidad, shaucha, limpieza, santosha, satisfacción, etc. La purificación significa que así como limpias tu ropa sucia poniéndola en detergente, también pongas tu corazón en detergente, lo empapes y lo limpies.

Swami Sivananda dijo: "El sufrimiento y el dolor son el crisol en el que la naturaleza arroja al hombre cuando quiere convertirlo en un sublime superhombre". Tienes que aceptar el dolor. No tengas miedo al sufrimiento. No dependas de las cosas de la vida mundana. Las riquezas no se irán contigo. Jesús dijo: "Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el reino de los cielos". No dependas de la riqueza como tu seguridad en la vida. La seguridad en la vida es la purificación.

Después de la purificación, Swami Sivananda habló de la meditación. Dijo que la meditación es como ir a la universidad, es una educación superior. En la meditación o en la oración se entra en un estado de shanti, paz o tranquilidad, donde te vuelves uno con Dios. Sólo hay Dios delante de ti, ya sea en forma de Rama, Cristo, Gurú o Govinda, porque Dios está en todas partes. Él existe en cada partícula. No hay ningún lugar en el que Él no esté presente. Finalmente, viene la realización.

Así que, servir, amar y dar es la educación elemental. Purificar es la educación intermedia, y la meditación es la educación universitaria. La realización es la educación de postgrado. Este es el plan de estudios de la escuela espiritual. Swami Sivananda me dio el mantra: servir, amar, dar, purificar, meditar, realizar, ser bueno, hacer el bien, ser amable, ser compasivo, soportar los insultos, soportar las heridas. Esto es muy difícil, pero es la sadhana más elevada!

Me tomó muchos años emular a mi gurú y practicar sus principios. Él solía decir: "Lo que tengas, dáselo a los demás. No te pertenece." Nunca lo entendí entonces, pero ahora sí. Nada me pertenece, nada es mío. Sólo soy un medio.

 

Fuente: "Higher Teachings of Sri Swamiji. Serve, Love, Give". Yoga Magazine, octubre de 2010