Satsang de domingo

 

Palabras de Swami Niranjanananda Saraswati para reflexionar acerca de: ¿Cuál es la diferencia entre sadhana y tapasya? ¿Cómo podemos cultivar sakshi bhava (el sentimiento del observador) en la vida diaria? ¿Hay alguna práctica que podamos incorporar a nuestra rutina diaria relacionada con esto?

 

 

 

 

 

Por Swami Niranjanananda Saraswati

 

¿Cuál es la diferencia entre sadhana y tapasya?

Hay dos conceptos en el yoga, el concepto de sadhana y el concepto de tapasya. El concepto de sadhana es para tener un control sobre la mente y el concepto de tapasya es para la auto-purificación. La sadhana no conduce a la auto-purificación. Solo conduce a la victoria y el dominio sobre la mente.

Cuando el oro se pone al fuego y se derrite, las impurezas se separan y pueden ser extraídas de la pureza del oro. En cada nivel, el oro puede ser purificado más y más. Eso es shuddhi y es el propósito de tapasya, mientras que sadhana lleva al control sobre el comportamiento mental.

Las personas fracasan en la sadhana y por eso no conciben cómo hacer tapasya. Si los iniciados no pueden hacer un único mala de mantra por la noche, ¿qué clase de sadhana podrán hacer en el futuro? Si esa simple sadhana que dura diez minutos no puede ser sostenida o mantenida por un iniciado, ¿cómo puede la persona tener alguna aspiración espiritual? ¿Por qué ocurre eso en la sadhana? Ocurre debido a la mente, diciendo 'Oh, estoy agotado', 'Oh, estoy cansado', 'Oh, soy esto', 'Oh, soy eso'.

El propósito de la sadhana es permitirte controlar la mente. En la sadhana, debes esquivar la mente y ser regular en la práctica. Si sigues los caprichos de la mente, olvídalo. La mente siempre es anti-disciplina. El comportamiento de la mente nunca puede ser pro-disciplina. El comportamiento de la mente siempre es anti-disciplina. Por lo tanto, el componente de sadhana solo se usa para corregir esta deficiencia de la mente.

Hacer un mala de mantra todos los días es una sadhana, hacer la práctica de yoga todas las mañanas es una sadhana. Mantener la positividad de la mente en cada momento es una sadhana, ya que ésta puede romperse en cualquier momento por un capricho creado por uno mismo.

Incluso si te duermes durante tu japa mantra, dirás: "Oh, hice mi mantra". No vas a decir: "me dormí durante la práctica de mi mantra". Por el contrario, dirás: "Hice mi mantra”. Tal comportamiento hipócrita de tu mente en relación con tu práctica es un desequilibrio mental, y ese desequilibrio debe ser corregido.

Tapasya es algo totalmente diferente. En tapasya -o austeridad-, si la mente no está controlada, uno no puede hacerlo.

 

 

¿Cómo podemos cultivar sakshi bhava (el sentimiento del observador) en la vida diaria? Incluso la más mínima atención hacia algo como la respiración parece modificarlo y, por lo tanto, nos aleja de ser un testigo. ¿Hay alguna práctica que podamos incorporar a nuestra rutina diaria?

Una vez que te conviertes en testigo, comienza el proceso de corrección. No puedes ser testigo y no estar en un proceso de corrección, de encarrilamiento. En el momento en que comiences a observar tu respiración, comenzará la corrección de la respiración. Si la corrección en la respiración no sucede, no estás siendo un testigo. La conciencia y la corrección forman parte del aspecto de observación.

Esa es la esencia del drashta. Si observas tus pensamientos, también los diriges y los corriges. Eliminas, aceptas y analizas tus pensamientos; no solo los miras. Esta es una de las dificultades que se presentan cuando el concepto de drashta no está claro. Muchos que drashta es simplemente observar.

Algunas personas sostienen que deberías verte a ti mismo como si vieras una película, pero tú no eres una película. Esa no es la idea correcta. Con una película puedes ser objetivo. Ella no refleja tu compromiso y tu participación. Cuando te miras a ti mismo, cuando observas realmente a tus pensamientos y a tu mente, estás realmente involucrado y te encuentras en ese estado. Si vienen a tu mente pensamientos negativos, estás involucrado en la negatividad. ¿Cómo puedes mantener tu objetividad?

Si quieres mantener tu objetividad, los pensamientos negativos ni siquiera deberían venir. Cuando te haces eso a ti mismo, te encuentras en un estado de experiencia que comienzas a observar. No estás separado de esa experiencia, estás en esa experiencia.

Si veo a dos personas peleando, están separadas. Puedo observarlos pelear. Sin embargo, si me veo peleando con alguien, estoy involucrado. No puedo estar separado como un drashta en ese momento. Puedo observar, pero no puedo ser el verdadero drashta. Estoy involucrado, estoy en eso. Por lo tanto, tengo que administrar donde estoy. Si estoy en el lago, tengo que nadar en el lago. Si estoy en la tierra, tengo que caminar sobre la tierra. Tengo que cambiar mis respuestas dependiendo de la situación en la que me encuentre.

El desarrollo de la objetividad no es tan simple como decir: 'Bien, soy un drashta. Soy objetivo y estoy viendo todo". Drashta es un indicio de estar al tanto de tus respuestas y corregirlas. Ese es el significado de la palabra drashta.

Si comienzas a observar tu respiración y la respiración se corrige a sí misma sin que interfieras, solo por el acto de tu observación, está bien. Sin embargo, si comienzas a interferir deliberadamente para regular tu respiración, eso no es drashta; se convierte en pranayama.

Con solo observar la respiración, te das cuenta de que estás respirando en forma incorrecta y la respiración se rectifica por sí misma, eso está bien: la habilidad del drashta ha llevado tu respiración a un estado y nivel correctos. Por eso decimos que conciencia y precisión son parte de convertirse en el drashta.

Fuente: Yoga Mag, Junio 2016, Sunday Satsang.