Piensa con cuidado

2021 01 21 Sw Sivananda Aradhana 2019 09 10 pag 11Swami Sivananda Saraswati

Vivimos en un mundo ilimitado de pensamientos. Sólo el pensamiento es el mundo entero. Los pensamientos envuelven al hombre. Aquel que ha controlado sus pensamientos, es un verdadero Dios en esta tierra. Vives en un mundo de pensamientos. Primero es el pensamiento. Luego está la expresión de ese pensamiento a través del órgano de la palabra. El pensamiento y el lenguaje están íntimamente conectados. Los pensamientos de ira, amargura y malicia hieren a los demás. Si la mente que es la causa de todos los pensamientos desaparece, los objetos externos desaparecerán.

El sonido, el tacto, la forma, el sabor y el olor, las cinco envolturas, la vigilia, el sueño y los estados de sueño profundo - todos estos son productos de la mente. El sankalpa, la pasión, la ira, la esclavitud, el tiempo - son resultado de la mente. La mente es el rey de los indriyas o sentidos. El pensamiento es la raíz de todo proceso mental. El pensamiento crea, el pensamiento destruye. La amargura y la dulzura no están en los objetos, sino en la mente, en el sujeto, en el pensamiento. Son creadas por el pensamiento.

 

A través del juego de la mente o el pensamiento sobre los objetos, la proximidad parece ser una gran distancia y viceversa. Todos los objetos de este mundo están desconectados; se conectan y asocian entre sí sólo por el pensamiento, por la imaginación de tu mente. Es la mente la que da color, forma y cualidades a los objetos. La mente asume la forma de cualquier objeto en el que piensa intensamente. Amigo y enemigo, virtud y vicio están en la mente solamente.

Cada hombre crea un mundo de bien y de mal, de placer y de dolor, a partir de su propia imaginación. El bien y el mal, el placer y el dolor no proceden de los objetos. Estos pertenecen a la actitud de su mente. No hay nada bueno ni agradable en este mundo. Su imaginación lo hace así. Los pensamientos son poderes gigantescos. Son más poderosos que la electricidad. Controlan tu vida, moldean tu carácter y dan forma a tu destino.

Observa cómo un pensamiento se expande en muchos pensamientos, en poco tiempo. Supongamos que se te ocurre la idea de organizar una fiesta de té para tus amigos. El único pensamiento de "té" invita instantáneamente a los pensamientos de azúcar, leche, tazas de té, mesas, sillas, manteles, servilletas, cucharas, pasteles, galletas, etc. Así que este mundo no es más que la expansión de los pensamientos. La expansión de los pensamientos de la mente hacia los objetos es la esclavitud y la renuncia a los pensamientos es la liberación.

Debes estar muy atento para cortar los pensamientos en la raíz. Sólo entonces serás realmente feliz. La mente engaña y juega. Debes entender su naturaleza, sus formas y hábitos. Sólo entonces podrás controlarla con facilidad.

Fuente: "Think Carefully". Swami Sivananda Saraswati. Revista Aradhana, septiembre/octubre de 2019