La visión del Yoga

994245 10201770968775413 1044342305 n¿Vives el amor y la unidad con tu gente, con tus amigos, con tus vecinos, con tus colegas?


Estamos aquí como parte de una familia; no como visitas ni como invitados, sino como una familia unida y reunida en la visión de nuestro gurú. Y como familia, compartimos y experimentamos la alegría de ser y de dar juntos.

 

 

 

 

  

Por Swami Niranjanananda Saraswati

Swami Satyananda y el yoga se complementan mutuamente. Sri Swami Satyananda adoptó el yoga, no el hatha yoga, el jnana yoga, el kriya yoga, el kundalini yoga o el mantra yoga que las personas conocen y a los que se sienten atraídos, sino que adoptó el yoga como cultura, estilo de vida y objetivo de la vida.

Después de todo, ¿cuál es tu relación con el yoga, qué tanto te expones a él? Un cinco por ciento: no puede ser más. Incluso los profesores de yoga que han estado enseñando yoga durante décadas solo se han expuesto al cinco o diez por ciento del yoga: sólo asana, pranayama, algunos pratyahara y algunas técnicas de meditación, y tal vez una teoría mínima y equivocada de chakra y kundalini.

El yoga no debe tomarse a la ligera. Sri Swamiji es el epítome (el resumen o compendio de un vastísimo conocimiento, que expone lo fundamental o más preciso de él), de esa tradición y cultura yóguica que fue emitida por Swami Sivananda. En esta tradición, la vida se vuelve completa, correcta y perfecta. Nuestro ejemplo es nuestro gurú, que vivió una vida correcta, una vida perfecta, una vida iluminada. Y aún brilla en la vida de las personas que están conectadas a él; todavía atrae, a través de su luminosidad, a las personas que nunca lo vieron. Tal es el poder de un santo. Tal es el poder de un ser iluminado.

Todos somos parte de su visión. Todos nosotros que hemos venido de cerca y de lejos, los ricos y los pobres, sin importar quiénes somos, sin importar a qué casta, credo, religión o creencia pertenecemos, venimos aquí (a Rikhiapeeth) solo por dos cosas: experimentar el amor y experimentar divinidad.

Aunque hablamos sobre la experiencia del amor y la unidad y escuchamos sobre ella muchas veces, permítanme hacer una pregunta hoy: "¿Vives ese amor y unidad con tu gente, con tus amigos, con tus vecinos, con tus colegas?" Si no lo haces, entonces no has aprendido nada. Pero si puedes compartir al menos el uno por ciento de ese amor y esa unidad, entonces sí, estás en el camino correcto. Y esto es algo en lo que cada aspirante espiritual debe pensar. No tienes que ser generoso, amoroso y amable de la noche a la mañana. Un brote no se convierte en una flor en un instante; sino que sigue su curso de tiempo y destino. De la misma manera, deja que tu fe, tu creencia y tu convicción se conviertan en las fortalezas a través de las cuales lo que es tu destino se manifieste en esta vida.

Todas las tradiciones de las que Sri Swamiji nos habló comparten dos criterios: tener fe y tener confianza. Sin estos dos elementos, no puedes alcanzar el amor; olvídate de la unidad. Si no tienes fe ni confianza en tu madre, no te acercarás a ella; no podrás amarla. Si crees en tu madre y tienes fe en ella, no hay ninguna necesidad de llamarte, siempre estarás cerca de ella, buscando ese solaz, amor y apoyo que ella provee. Esto también se afirma en los Ramacharitamanas: sin fe, sin creencia y sin convicción, ni siquiera los siddhas (los seres perfectos) pueden manifestar la naturaleza superior que habita dentro de sí mismos.

Estamos aquí como parte de una familia; no como visitas ni como invitados, sino como una familia unida y reunida en la visión de nuestro gurú. Y como familia, compartimos y experimentamos la alegría de ser y de dar juntos.

Puedes sentirte feliz dando, pero ¿observaste realmente las caras de quienes reciben lo que das? Su sonrisa es la mayor bendición que puedas tener en tu vida. Cuando eres capaz de crear una sonrisa de felicidad en los rostros atribulados de la humanidad, eso es seva (servicio desinteresado) real, prem (amor) real y karuna (compasión) real. Esa es la razón por la cual es necesario conectar con la inspiración de ayudar a otras personas.

-7 de diciembre de 2013, Rikhiapeeth

Fuente: "Vision of Yoga", Yoga Mag, Julio 2016.