La vida del Dharma

2020 10 11 Swami Niranjan The Harsh Ranjan 2020 10 04 at 15.18.14Swami Niranjanananda Saraswati

El mundo siempre ha sido bendecido por seres superiores que han tomado diferentes formas y han usado su habilidad y destreza, su fuerza y sabiduría para ayudar a otros a su alrededor. Este es el concepto de ser poderoso. La persona poderosa es alguien que puede ayudar, guiar, inspirar a todos con compasión, bondad, sabiduría, perdón, guiado por los principios de rectitud y amplitud de miras. Hoy el entendimiento es diferente. Una persona poderosa es aquella que puede manipular eficazmente a los demás para obtener beneficios personales. No era así en los tiempos védicos.

Los seres superiores vienen a inspirar y animar a la humanidad; para dar una dirección a la vida de las personas, para dar a su vida un camino, un objetivo y una meta.

La forma de protección del dharma y la forma de elevación humana varía de una época a otra. Hubo momentos en que se necesitaba la fuerza de los músculos para establecer el dharma, la vida correcta. Hubo momentos en que los malvados tuvieron que ser dominados para establecer la ley del dharma. Hubo momentos en que se promovieron nuevas ideas para cambiar el estancamiento de la vida y establecer el dharma. Hubo momentos en que los videntes prescribían métodos, prácticas, sistemas, disciplinas y estilos de vida para vivir una vida de dharma. Yoga vidya es una práctica de estilo de vida establecida para ayudar a las personas a vivir la vida del dharma.

El camino del dharma

Al leer libros de yoga, la gente piensa en el samadhi como el logro del yoga. Si miras a las personas que han alcanzado estados superiores; qué han hecho, cómo han vivido, cómo han pensado, descubrirás que vivieron la vida basada en los principios del dharma. En Kali Yuga, la gente vive los principios del adharma, murmurando, criticando, expresando un estado de ánimo oscuro negativo, la agresión, los celos, el odio, la codicia y difundiendo esa negatividad hacia todas partes. Todo el mundo tiene la naturaleza de demonizar a otra persona. Nadie puede reconocer y apreciar una cualidad buena, positiva y constructiva que otra persona exprese o viva. La demonización es fácil, la apreciación es difícil y ese es el camino del adharma que también recorren los aspirantes espirituales.

No estoy diciendo nada incorrecto. Mira tu propia vida, tus palabras, pensamientos y actos. ¡Qué clase de suciedad sale de tu boca durante el día y, sin embargo, te crees un aspirante espiritual que sigue la vida del dharma! Puedes practicar meditación, asana y pranayama. Puedes vivir uno de los yamas o niyamas, pero eso no significa que vivas la vida del dharma. Veinte minutos de práctica de asanas no indican un cambio en tu comportamiento durante las veintitrés horas cuarenta minutos restantes. La práctica de algunos pranayamas durante quince minutos no indica un cambio cualitativo en las veintitrés horas y cuarenta y cinco minutos restantes.

El yoga nidra diario durante treinta minutos no indica que se logre una vida libre de estrés durante las veintitrés horas y treinta minutos restantes. Treinta minutos de meditación y mantra no impiden que los vrittis disipativos creen malentendidos y restrinjan la sabiduría y las expresiones positivas durante las veintitrés horas y treinta minutos restantes. Pero la suciedad que uno genera en la mente, que dice por la boca y sobre la que actúan los sentidos, está presente todo el tiempo y se convierte en parte del comportamiento diario normal. Desear compasión y bondad para uno mismo, pero no otorgarsela a nadie más, encontrar faltas en los demás y ser agresivo con ellos, ¿es ese el camino del dharma que deseas recorrer?

Para vivir los preceptos y los principios del dharma, el aspirante tiene que hacer el esfuerzo, sostenerse, ser serio, sincero, comprometido. ¿Cuántas personas practican su mantra a diario? Tomaste la iniciación en mantra, estuviste motivado durante unos meses, practicaste la mantra sadhana. Entonces, un día el letargo se instaló y los períodos de letargo aumentaron gradualmente. Hoy en día, muchos ni siquiera recuerdan cuál era su mantra. Este es el compromiso de los aspirantes para superarse y seguir el camino. Uno debe permanecer fiel y conectado con la inspiración y la motivación para vivir la vida espiritual.

Fuente: The Life of Dharma. From Satyam Jyoti, Swami Niranjanananda Saraswati