La moderación es el mejor amigo

2021 03 11 Sw Sivananda Yoga Magazine 2021 2 Pag 16Swami Sivananda Saraswati

A unos 240 kilómetros de la colonia de sannyasins de Rishikesh, al interior del Himalaya, hay un puesto de avanzada, llamado Chaumali. Aquí se construyó una especie de represa o barrera a través del curso del Ganges. Un buen día ocurrió algo allí, y el flujo del agua se desbordó y estalló en un caudal excesivo. De inmediato, los cables comenzaron a zumbar. Se envió un telegrama a todas las regiones bajas, advirtiéndoles de una probable inundación del Ganges, y pidiéndoles a todos que se trasladaran a la parte alta de las orillas del Ganges.

El agua del Ganges es la vida misma y el alma de la gente que vive a sus orillas. Entonces, ¿a qué se debe este extraño fenómeno de que la gente huya de sus aguas vivificantes? Mientras su flujo estaba dentro de los límites, mientras su volumen estaba restringido a un margen seguro, era muy beneficioso y muy deseable. Cuando la misma función natural y legítima de la presa se excedía, estas mismas aguas se volvían peligrosas y terribles. Así, el exceso convertía una bendición en una amenaza.

Ahora considera un estado de situación similar en la vida humana. El hombre promedio es esclavo de los sentidos. Por ejemplo, dormir es normal para todas las criaturas. Animales y humanos, pecadores y santos por igual, todos lo hacen. Pero hay un límite dentro del cual es una necesidad deseable y beneficiosa.

Dormir demasiado te vuelve perezoso, letárgico, aburrido y, en última instancia, inútil tanto para la sociedad como para ti mismo. Para el sadhaka, es uno de los hábitos más peligrosos. Dormir demasiado habitualmente aumenta tamas y anula la sadhana, retrasando tu progreso.

Se reconoce que comer es una necesidad indispensable mientras tengamos nuestra envoltura física. Desde la más baja alimaña hasta el más alto santo realizado, todos necesitan consumir alimentos. Pero hacerlo exageradamente, directa e indirectamente, es algo incorrecto, impropio, no ético y positivamente criminal. Es una práctica errónea y perjudicial desde el punto de vista médico y de la salud. Es impropio desde el punto de vista de la conducta social, que ve la gula con desaprobación.

No es ético, porque al sobrealimentarse uno se vuelve burdo y genera apego a los sentidos; y es criminal desde el punto de vista económico, porque la sobrealimentación gratuita de un sector de la población transgrede todos los cánones de la distribución y priva a las masas hambrientas de los alimentos que tanto necesitan.

Ahora bien, es precisamente aquí donde percibimos el papel vital de la moderación para dar equilibrio, proporción y dirección adecuadas a tales funciones. Es la presencia o ausencia de autocontrol y moderación lo que hace que el acto de comer sea loable en uno y censurable en otro. La moderación es la garantía y el seguro contra el exceso de comida.

Cuando la calidad y la naturaleza de las cosas tomadas a través de los sentidos es sattwica y no excita, entonces esto establece un ritmo en el sistema. Este estado de armonía es de inmensa ayuda para mantener la moderación, porque la moderación depende de una fuerza interior; y cuanto mayor sea el componente sáttwico, mayor será el desarrollo de esta fuerza interior. Asimismo, la adhesión habitual al principio de moderación mantiene el cuerpo y la mente ligeros y libres de toxinas. En tal estado de salud y pureza, todas las facultades permanecen agudas y alertas, facilitando el ejercicio de viveka y vichara, la discriminación y la indagación, de las que dependen la selección sabia y la moderación.

Por lo tanto, la moderación es el mejor amigo. La moderación desempeña el importante papel de mantener los procesos de consumo e indulgencia dentro de los límites. Utiliza plenamente este factor y cosecharás salud, bienestar, progreso y logros espirituales. La moderación hace que la vida valga la pena. Sé moderado y conviértete en un Jitendriya Yogishvara, Señor del Yoga, a través de la victoria sobre los sentidos. La moderación te convierte en emperador de los tres mundos. La moderación conduce a la realización del Ser.

Fuente: "Restraint – the Greatest Friend. From the teachings of Swami Sivananda Saraswati". Yoga Magazine, febrero de 2021.