Kirtan: un cohete a la autorrealización

Por Swami Satyananda Saraswati.

1622107 S El kirtan es un aspecto importante del yoga. Así como el rasgula (un dulce tradicional indio) está incompleto sin azúcar, de la misma manera el yoga está incompleto sin kirtan. Kirtan no es un canto religioso, tampoco se trata sólo de cantar la misma palabra muchas veces. Es una parte del Nada Yoga, el yoga del sonido, en el que se producen ondas sonoras y se las sigue con atención y conciencia. Cantando kirtan puedes abstraerte del cuerpo y de tu ambiente externo. Viajas en el jet de las emociones, por lo tanto, no confrontas la mente de ninguna manera. En raja yoga tienes que luchar contra la mente, pero en kirtan, la atraviesas.

 

El santo que cantaba

236873533 3524453891 zHace cinco siglos, un gran sannyasin llamado Chaitanya vivía en la India. También era conocido como Gauranga, porque era muy justo. Gauranga fue un gran erudito e intelectual de su tiempo, y escribió una importante tesis sobre economía. Pero de repente tuvo una visión elevada y comprendió que el intelecto es una barrera en la vida espiritual. Entonces que renunció a todo y abrazó la vida de sannyasa (renunciante). Decidido a desarrollar el aspecto devocional de su ser, encontró que el sistema de kirtan era muy efectivo para ese fin. Chaitanya solía cantar el nombre del Señor día y noche mientras viajaba por todo el país. Cada vez que cantaba kirtan, entraba en trance y continuaba cantando 'Hare Krishna, Hare Krishna, Krishna Krishna, Hare Hare' durante horas cada vez. Los aldeanos siempre lo rodeaban y lo acompañaban cuando estaba cantando y bailando mientras se trasladaba de un pueblo a otro.

Chaitanya era un devoto de Krishna. Sostenía que cuando los pensamientos del hombre se encuentran totalmente corrompidos y uno no tiene la fuerza suficiente para controlar la mente, ninguna de las otras formas de yoga funciona. Cuando tu mente es sacudida por los deseos y las pasiones, incluso tu devoción a Dios no es una devoción sincera. Cuando fantaseas con las sensualidades de la vida y tu mente está llena de crueldades y terror, ¿cómo puedes pensar realmente en Dios y trascender la burda conciencia de la vida? La manera más fácil entonces es cantar el nombre de Krishna. Fuera de esto, no hay sadhana.

Solo hay tres cualidades requeridas por un devoto para llegar a Dios. Primero, debes considerarte una parte inseparable del plan de vida universal, y volverte humilde como una hoja de pasto. En segundo lugar, debes ser tan resistente como el árbol que enfrenta el verano, el invierno, la tormenta y el viento. Y tercero, debe sintonizar con Dios cantando su nombre. Si encarnas estas tres cualidades, entonces puedes tener la visión de lo divino.

El yoga del kirtan

DXDA7755Desde los tiempos de Chaitanya, ha habido una tradición continua de incorporar el kirtan a otras formas de yoga. Junto con las formas rigurosas del yoga y las prácticas de meditación, también deben practicarse las tiernas y delicadas melodías del yoga del kirtan.

Aprende algunos kirtans simples y luego cántalos en grupo, no solo. Forma un grupo de unas quince personas, selecciona un kirtan y una melodía y deja que una persona dirija el kirtan. El líder cantará las palabras primero y los demas lo harán después de él. Solo se necesitan unos pocos instrumentos simples: platillos, un armonio y, en particular, un tambor. Este es el instrumento más importante porque sus vibraciones tienen un efecto inmediato sobre las ondas cerebrales y la circulación sanguínea. De hecho, el ritmo del tambor es un sonido para masajear el cuerpo y la mente.

Canta kirtan durante media hora y luego siéntate en silencio para meditar. A través del kirtan puedes liberarte de bloqueos y complejos.Si te involucras por completo en el kirtan, cuando te sientes a meditar, encontrarás que el camino es muy claro, que está despejado. No habrá embotellamientos en el plano mental.

bAPDE1533 1Olvida que eres un caballero, un gran hombre o mujer, un profesor, un ingeniero, un científico o un médico. Estas son limitaciones de la personalidad. No te definen; son condicionamientos y superposiciones. Cuando dices "soy profesor" o "soy una mujer de una gran familia", estás superponiendo algo sobre ti mismo. Cuando cantas kirtan, debes llegar al punto de la humildad y pensar 'No soy nada'. Solo si puedes mantener esta actitud, podrás trascender tus complejos y bloqueos.

Intelecto y emoción

Kirtan no es un yoga intelectual, pero todos y cada uno de los sonidos que se producen en kirtan se adentran en tu conciencia. Los intelectuales tratarán de entender el kirtan, pero para ellos es muy difícil, porque el kirtan se refiere principalmente a la personalidad emocional del individuo. Aunque las emociones no se entienden y no se utilizan correctamente, son herramientas muy poderosas en las manos del hombre. A través del intelecto, no puedes ir muy profundo; no puedes darte cuenta de la conciencia. Por medio del intelecto puedes saber acerca de Dios, la verdad y muchas cosas; pero nunca puedes experimentarlos.

Hay una gran diferencia entre el conocimiento y la experiencia. Te contaré una historia verdadera que ilustrará el punto. Una vez, mientras viajaba a Australia en avión, conocí a un profesor de inglés que había escrito un libro sobre dulces indios y lo presentó a su universidad como tesis. Era un libro muy bonito y bien escrito, y el profesor tenía un buen conocimiento de los dulces indios. Entonces hablamos sobre el tema durante horas. Más tarde, cuando estábamos cenando, abrí una caja de dulces que la aerolínea me había dado. Los dulces eran rasgulas, un dulce indio muy famoso. Cuando comencé a comer las rasgulas, recordé al profesor y le envié algunas. Él los comió y los experimentó. Después, preguntó qué tipo de dulces eran. En fin, Swami Amritananda es muy directa en sus respuestas; le dijo: "Lee tu libro".

Estoy tratando de distinguir entre conocimiento y experiencia. Sin duda, el profesor tenía un profundo conocimiento de los dulces indios, pero no tenía la experiencia. El intelecto es un medio de conocimiento y la emoción es un instrumento de experiencia. Si quieres experimentar la paz y a Dios dentro de ti, debes desarrollar el lado emocional de tu naturaleza. Si tus emociones están desafinadas, puedes ir al templo y hablar sobre Dios por varios días o hablar de él desde el púlpito de la iglesia, pero estarás lejos de Él. Por el contrario, si tus emociones están sintonizadas, con solo escuchar acerca de Dios, puedes entrar en un trance y experimentarlo. Esto se debe a que las emociones son los ojos a través de los cuales puedes experimentar un mayor amor y conciencia.

Por lo tanto, es de suma importancia que un raja yogui o un hatha yogui desarrolle su personalidad emocional. Como puede hacer esto? Hay muchas maneras, pero el método más fácil, más barato y más seguro es kirtan.

Mis experiencias en kirtan

imagesEn 1943, cuando me uní por primera vez al ashram en Rishikesh, no era un tipo de persona muy emocional o devocional. Fue por eso que no me gustó el primer deber diario que me dieron. Un año antes de mi llegada, Swami Sivananda había resuelto que en el ashram se cantara el kirtan del Mahamantra en forma ininterrumpida. Entonces, en un rincón de la sala, un swami o laico siempre solía sentarse a cantar: "Hare Rama, Hare Krishna, Hare Hare". Después de una hora, otra persona lo reemplazaba. Así, el kirtan era continuo durante las veinticuatro horas.

Fue una resolución muy difícil de mantener, pero fue ese kirtan continuo el que se convirtió en el núcleo de la misión de Swamiji. Y me dieron el deber de cantar durante una hora durante la noche. Así que tuve que dormir en el pasillo, despertarme en un momento determinado, y cantar el mantra, que en ese momento me resultaba seco y sin sabor, pero lo hacía de todos modos.

Después de un tiempo, sin embargo, comencé a tener experiencias. No puedo decir por qué vinieron a mí, pero una noche mientras cantaba el mantra sin ningún sentimiento, de repente me encontré en medio de animales salvajes, tigres, lobos y hienas.Todos se movian para atacarme y destrozarme, y me aterroricé. Esa fue la primera vez que experimenté la sensación de miedo. Antes de eso, siempre había sido valiente. Podía viajar solo por el bosque salvaje toda la noche sin ningún temor. Podía enfrentar cualquier cosa sin miedo. Nunca antes supe sobre la experiencia del miedo.

En el sueño, sin embargo, experimenté ese miedo. Empecé a gritar, porque no sabía cómo escapar. Y en ese momento, un elefante muy grande vino hacia mí. Con su trompa, me levantó sobre su espalda, y todo el miedo desapareció. Después de un tiempo, descubrí que no era yo el que estaba sentado allí, sino el Buda. Este fue un sueño o una visión maravillosa que tuve mientras cantaba el mantra. Y le siguieron muchas otras visiones.

En realidad, habia trabajado durante años para alcanzar esta clase particular de experiencias. Practiqué pranayama, etc., pero no fue tan efectivo. Tal vez mi constitución, mis samskaras fueron muy duros. Sin embargo, lo que no pude lograr con tantos años de sadhana, lo logré cantando un mantra en el que ni siquiera tenía fe. Y luego, lo que sucedió, a pesar de que no me gustaba ese trabajo de kirtan, lo hice porque me daba experiencia tras experiencia, y todas ellas eran fantásticas y hermosas.

Bailando como un hombre loco

Swami Sivananda amaba el kirtan inmensamente. Cuando cantaba kirtan, solía empezar a bailar. Durante el kirtan, se inspiraba completamente y transmutaba. Ahí había un sannyasin, perteneciente al orden más elevado de Adwaita Vedanta, la filosofía del gyana yoga, que bailaba como un loco. Era una persona que representaba la filosofía más elevada de la religión hindú, el preceptor de una filosofía del monismo puro, y cuando lo vi bailar como un loco, empecé a dudar de mi enfoque racional de la realidad. Empecé a pensar que todos mis conceptos sobre la vida espiritual eran meramente intelectuales. Todo mi conocimiento proviene de la corteza superior de la existencia humana. Luego, gradualmente, comencé a tener ganas de cantar kirtan.

Incluso hoy, mi enfoque de la vida es totalmente racionalista; no creo en los muchos dioses del panteón hindú. Ni siquiera creo en un dios personal. Yo creo en la conciencia suprema y total. Imaginar que alguien está sentado en el cielo mirando a todos es una tontería para mí. No creo que Dios exista como juez del hombre. Ni siquiera creo que escuche nuestras oraciones. Cuando rezo, sé que lo escucho, y me hipnotizo. Pero incluso con este enfoque racional, todavía estoy muy afectado por el kirtan.

Una dosis alta

En una época solía cantar kirtan en cualquier momento, pero luego las cosas se desarrollaron de tal manera que, además del canto, la música también comenzó a jugar en mi mente. Esta experiencia es más que agradable, es una dicha total. Sin embargo, hay un momento en que la mente se funde con la música y no puede soportarlo.

Hubo momentos en que escapé de accidentes. Incluso cuando viajo en automóvil, no me es posible escuchar música. De hecho, cada vez que escucho que se canta el Ramayana o cualquier otro tipo de música, tengo que retirarme completamente para no escucharlo. La música es una dosis muy, muy alta para mí. Esa es la razón por la cual, aunque me gusta cantar, rara vez me permito hacerlo. Sin embargo, hay una cosa que sé con certeza: dejaré este cuerpo cantando. Esta es una indicación muy clara que me ha llegado. Entonces, como no es el momento para dejar este cuerpo todavía, no suelo cantar.

Fuente: Yoga Mag. Kirtan: Rocket to Self-realization