Gestión de las emociones

2020 03 22 2Swami Niranjanananda Saraswati

La emoción es energía en movimiento. Cuando la energía logra movimiento y movilidad, se expresa en forma de emoción. Sri Swami Satyananda dijo que la emoción no tiene color. Es totalmente clara. Como el agua no tiene color, es transparente. Si el color de las piedras en el fondo del río es verde, se verá un color verde en el agua. Si el color de los guijarros y las piedras es rojo, se verá un color rojo. En una piscina, el color de las baldosas se verá en el color del agua.

 

El color de la conexión

Si una piedra de cristal se coloca sobre un color particular, ese color se verá en el cristal. Del mismo modo, la emoción es solo energía cristalina, shakti cristalina. Cuando esta shakti o energía se une a objetos materiales, a una experiencia, a una persona, al deseo o al placer, entonces se expresa en esa forma.

Del mismo modo, el color y la forma que toma la emoción dependen de la conexión de esa emoción. La emoción es de un solo tipo, no se puede decir que sea mundana ni espiritual. ¿Es el cuerpo mundano o espiritual? El cuerpo es el cuerpo y tiene su uso. La emoción es emoción y tiene su uso.

No hay un bhavana, una emoción, que sea espiritual como tampoco hay un bhavana que sea material. Es solo la asociación de ese bhavana lo que origina una comprensión y una experiencia de la emoción. La vinculación del bhavana a un objeto sensorial genera sentimientos y emociones. Sri Swamiji dijo que cuando uno ve a un niño, la emoción del afecto se expresa automáticamente. Viene de la emoción que ya estaba dentro. Hasta que uno ve al niño, la emoción del afecto no se expresa. En el momento en que uno ve al niño, la emoción se conecta con el niño y se expresa la emoción del afecto. Si uno ve un fajo de dinero en efectivo, la emoción de la codicia surge automáticamente. No habrá avaricia antes de que uno vea ese fajo de billetes. En el momento en que uno lo ve, uno se sentirá atraído hacia él. Si uno ve a un competidor, la emoción de los celos se expresará con preguntas como: ¿Cómo se volvió exitoso? ¿Por qué me estoy quedando atrás?

Cada vez que la emoción entra en contacto con un objeto sensorial, una situación o una persona, la emoción se expresa en esa forma. Cuando la misma emoción se une a la deidad elegida, aradhya o ishta de uno, entonces la emoción, que previamente se expresaba como deseo, ira, codicia, enamoramiento y celos, se expresa como bhakti, entrega, amor y compasión. Estas son expresiones incondicionales de la mente y la persona. La emoción relacionada con el mundo está condicionada y la emoción relacionada con bhakti no está condicionada. En bhakti no hay expectativa, solo entrega. No hay deseo en bhakti, de hecho, en bhakti también se puede pelear, desatender y discutir con Dios.

El santo que no quería una bendición

Un santo practicó austeridades para obtener el darshan -la visión- de su Señor. Al ver sus intensas austeridades, Dios apareció ante él. Cada vez que Dios aparece, su primera oración es: "Pide un deseo". Cuando apareció Dios, el santo se sintió perturbado y abrió los ojos. Dios preguntó: "¿Qué quieres?"

El santo se enojó y dijo: "¿Qué quieres decir con '¿Qué quieres?' Practico austeridad por devoción hacia ti y para obtener tu darshan. Has cumplido este deseo y ahora estoy relajado. Si me preguntas qué necesito, entonces no lo sabes todo. Esto significa que eres un Dios falso. Así que, por favor, vete ".

Dios se sintió incómodo y se dio cuenta de que el santo había dicho lo correcto. Se preguntó: '¿Qué debo hacer ahora? Cada vez que vengo a esta tierra, es para cumplir el propósito egoísta de alguien. Así que he desarrollado el hábito de no perder el tiempo y le pregunto a la gente qué quieren de inmediato y termino el asunto antes de hablar de cualquier otra cosa'.

Dios se dio cuenta de que tenía que corregir su disposición mental: "Este santo no está pidiendo nada a pesar de que estoy insistiendo". ¿Qué debo hacer ahora? Estoy en un aprieto. Si no doy nada, la gente dirá: "Dios no da nada". Si doy algo, eso deshonraría al santo porque no quiere nada.

Entonces Dios preguntó una vez más: "Hijo mío, puedes pensar una vez más si necesitas algo". El santo se enojó mucho. Él dijo: "Oh Dios, ya me has preguntado esto dos veces, lo que significa que definitivamente no lo sabes todo. Así que me voy".

Se giró y siguió adelante. Dios estaba pensando: "Esta es la primera persona que me llama fraude. Por lo tanto, necesito hacer algo. Bendeciré su sombra para que, donde sea que caiga, le siga la vegetación". El santo no tenía idea de esto. Después de bendecir la sombra del santo, Dios regresó al cielo. El santo siguió moviéndose y los milagros siguieron a su sombra. Un árbol sin vida se llenó de hojas y frutos verdes, un ciego ganó visión, el cojo comenzó a caminar y correr, y los muertos cobraron vida. El santo no tenía idea de que era su sombra haciendo todas las maravillas en forma de las bendiciones de Dios.

Cuando no esperas o deseas nada, sin saberlo, lo recibes todo. Cuando tienes un deseo, entonces recibes solo lo que has deseado. Cuando le dejas todo a Dios, entonces recibes todos los tesoros. Por lo tanto, debes mantener tu relación con Dios, mejorarla y regular tus emociones.

Hacia bhakti

La gestión emocional es el tema del bhakti yoga. Bhakti yoga solo significa esto. La emoción dirigida a asuntos mundanos da lugar a distorsión y desorden. Cuando uno está libre de esa distorsión, entonces se desarrolla la fe, la shraddha, y la relación con Dios; eso se llama bhakti.

La última etapa en bhakti es jnana bhakti. La primera etapa del bhakti es iskarma kanda bhakti, rituales, que pueden regular la vida de uno y su rutina. En la mañana, uno tiene varias tareas y quehaceres. Para regular y disciplinar la vida, uno debe conectarse con la deidad elegida. Con incluso cinco minutos diarios, el karma kanda bhakti entra en juego. Luego viene upasana bhakti, una práctica mental como el mantra japa, que recuerda a Dios y a la deidad elegida.

La pregunta es cómo recordar. Imagina que tu hijo va a otra ciudad para vivir o estudiar. ¿Puede tu mente estar separada de tu hijo? En algún rincón de tu mente, la imagen, el cuidado y el recuerdo de tu hijo siempre existen. Cuando es hora de comer o de acostarse, te preguntas si habrá comido o no, o si se habrá acostado o no. A la hora de su entrevista, lo recuerdas y te preguntas si habrá acudido a la entrevista o no. Tienes tus tareas y vives en otra ciudad, pero tu memoria te mantiene conectado con tu hijo.

Del mismo modo, los bhaktas se conectan con Dios. Mientras realizan sus deberes y responsabilidades, no pierden el tiempo sentados durante veinticuatro horas frente a una estatua de Dios y llorando. Los que hacen esto no son bhaktas, ni karma kandi, ni upasana margi, seguidores de upasana, ni jnana margi, siguiendo el camino de jnana, sino duhkha margi, seguidores del dolor. Solo expresan su duhkha, su pena y su dolor.

Upasana significa acercarse; y uno se acerca a través de la memoria y el recuerdo. Para el recuerdo, el mantra se convierte en el medio. Mientras caminas, puedes cantar los mantras Om Namah Shivaya, Om Namo Bhagavate Vasudevaya, Om Dum Durgaya Namah, Om Kam Kalikaya Namah, independientemente de la cantidad de rondas. Si uno recuerda el mantra aunque sea una vez mientras está sentado en un vehículo, de la misma manera que recuerda a los niños que viven en otro continente, permanece cercano en la memoria. Esto se llama upasana. Las tres formas de bhakti practicadas en upasana bhakti son: recuerdo de Dios, smriti; rituales, ceremonias, pooja, oración, aradhana o culto; y archana, adoración. La última etapa de bhakti es jnana kanda. Este es el mejor camino, porque aquí el bhakta se fusiona con la deidad elegida.

Jnana bhakti

En el capítulo doce del Bhagavad Gita, Sri Krishna dio la definición del bhakta, el devoto y el bhakti, la devoción. Describe al devoto que está más cerca de Él (12: 13–14):

Adweshtaa sarvabhootaanaam maitrah karuna eva cha;
Nirmamo nirahankaarah samaduhkhasukhah kshamee.

Santushtah satatam yogee yataatmaa dridhanishchayah;
Mayyarpitamanobuddhiryo madbhaktah sa me priyah.

Sri Krishna dice que la devoción es un estado mental donde el sentido de dualidad ha llegado a su fin, y el devoto se ha establecido en la experiencia de su deidad elegida. Por lo tanto, la primera expresión de su vida es adweshtaa sarvabhootaanaam, el bhakta no tiene sentido de dualidad. Él no se mueve con el sentimiento de "tú" y "yo". Esta es la primera cualidad de un devoto según Sri Krishna.

En general, los devotos se mueven con el sentido de la dualidad: tú y yo, yo, mío y mi Señor. Esta devoción de la dualidad se limita al karma kanda, los rituales y upasana, el recuerdo. Sin embargo, la devoción de la no dualidad y la devoción del conocimiento comienzan con hadweshtaa sarvabhootaanaam - el no sentir dualidad con nadie ni con nada; ver la divinidad en todos; ver el mismo elemento en cada ser vivo.

Maitrah karuna eva cha significa conectar la mente con la compasión y la amistad. El bhakta es aquel que está lleno de armonía y no le desagrada nadie; quien no compite; quien no tiene celos de nadie; quien es amigo de todos, lleno de compasión y sin agresión. Santushtah satatam yogee yataatmaa dridhanishchayah - "Este es el bhakta que está contento; que vive constantemente como un yogui; que es activo, enérgico y fuerte en convicción".

Las cualidades y el carácter de un bhakta que Sri Krishna menciona son prácticos. Este no es un concepto de devoción. Jnana bhakti es una experiencia de unidad con la deidad a través de la pureza interna.

Cambiar la asociación

Bhakti es una emoción. Su primera forma y expresión es fusionar este bhakti bhav con la remembranza de Dios. Para lograr esta unión uno tiene que practicar mantra sadhana. Con el mantra comienza el sadhana bhakti yoga.

Para los aspirantes espirituales y la gente común, el cultivo del bhakti bhava comienza con karma kanda, la realización de rituales, como un medio para cumplir sus respectivos deseos. La culminación del karma kanda es upasana.

Un yogui cultiva bhakti bhava a través de upasana, el recuerdo de Dios en una forma personalizada de adoración. La culminación de upasana es jnana. Esta es la secuencia de desarrollo de bhakti bhava como se describe en nuestras escrituras.

La energía en movimiento se conoce como emoción. Es solo energía cristalina, cristalina shakti. El cuerpo es el cuerpo, bhavana es bhavana. No hay bhavana que se pueda llamar espiritual y no hay bhavana que se pueda llamar material. Vincular bhavana con un objeto sensorial da lugar a un sentimiento, una emoción. Esta asociación del bhavana con un objeto da lugar a una comprensión y una experiencia de emoción.

—30 July 2014, Netaji Subhash Stadium, Kolkata, India

Fuente: "Emotion Management", Swami Niranjanananda Saraswati. Yoga Magazine, Agosto 2015