El propósito de la vida humana

Swami Satyananda Saraswati - Satsangs on Ramachitaramanas Book Swami Satyananda Saraswati

El propósito de la vida humana es encontrar o realizar a Dios. Lo que tenga que venir -hijos, familia, dinero, riqueza-, vendrá. Mientras vas a Calcuta, si comes nueces o dátiles o tomas té, es irrelevante, ya que Calcuta llegará. Comer nueces, tomar té, fumar cigarrillos o bidis, leer el periódico o dormir, no son la meta del viaje, la meta es Calcuta.

Del mismo modo, la única meta de nuestra vida, para la que hemos nacido, es realizar a Dios. En Ramacharitamanas, Tulsidas dice:

El objetivo de este cuerpo
Es recordar al Señor,
Abandonando todos los deseos.

Que hayas nacido en la casa de un brahmán, un zapatero o un hombre de negocios, no hace ninguna diferencia. Tampoco importa si eres gordo o delgado, una persona noble, un ladrón, un dacoit, un jugador o un borracho. Si te has dado cuenta de por qué has nacido, del objetivo de tu vida, no importa lo que hagas.

Pero si ignoras esta meta, entonces, a pesar de ser un noble brahmán, no tienes ningún valor y tu vida no tiene ningún propósito. Puedes no comer carne, pollo, cebollas o ajo, puedes adorar a Tulsi y a Rama, pero si eres ignorante de la meta de tu vida y del propósito de tu nacimiento, entonces no has logrado nada.

En el Srimad Bhagavata, Dattatreya dice:

Este cuerpo humano es una puerta abierta para la liberación,
Habiendo ganado esto, si uno permanece encerrado
En su casa como un pájaro encerrado en una jaula,
Ha caído desde una gran altura.

Crees que has nacido para casarte, para tener hijos, para llevar una familia, para trabajar a cambio de un sueldo o para construir una casa. No, estas cosas no son el propósito de tu vida. Todo lo que estás haciendo en realidad es prepararte para el camino que te ayudará a alcanzar tu objetivo. Los cacahuetes, los periódicos, los bidis y los cigarrillos están bien en su propio lugar, así que no debes considerarte malo o inútil por usarlos. Tampoco debes pensar que si no te conviertes en una buena persona no puedes seguir la vida espiritual, o que el camino divino sólo está abierto a las personas piadosas. No, eso no es así en absoluto. El camino divino está abierto a todos. Por lo tanto, en el Ramacharitamanas el Señor mismo también afirmó:

Incluso si un hombre es enemigo de todo el mundo,
Pero viene a Mi refugio, aunque esté asustado,
Abandonando el orgullo, la ilusión y todos los actos engañosos,
Yo lo convierto en un sadhu sin demora.

Tú ya estás en el camino de Dios. Hiciste un juramento el día que comenzó tu existencia en el vientre de tu madre. Eso es lo que olvidas. El día que apareciste en el vientre de tu madre, hiciste un juramento: "Oh Dios, sácame de este oscuro calabozo". Después de nueve meses saliste y el aire del mundo entró en tus fosas nasales. Desde ese día empezaste a decir "yo, yo" y te olvidaste de decir "tú, tú". Esta idea también desapareció de la memoria de tus padres, hermanos, hermanas, sacerdotes y maestros. Todos esperaban que fueras a trabajar y a ganar dinero. Todo el mundo piensa en muchas cosas de la vida doméstica, cosas que yo ni siquiera conozco, porque ni siquiera he abierto nunca una cuenta bancaria.

Puedes hacer cualquier tipo de trabajo. Nunca hablo a favor de no hacer nada. Nunca digo que dejes tu trabajo. Nunca digo que no te cases. Sólo digo que no dejes nada, que sigas haciendo lo que has estado haciendo. Vive como y donde quieras. Sin embargo, si conoces el objetivo de tu vida, tu venida aquí habrá sido un éxito y no necesitarás volver a venir. No tengo ningún interés en este mundo, ni en mí mismo. Si la realización de Dios no es el propósito de la vida, la vida no tiene sentido.

La vida misma no tiene propósito. No veo ningún otro propósito para esta vida. Incluso si examino la vida científicamente, por ejemplo, la teoría de la evolución, siempre encuentro que el alma individual o jivatma está tratando de alcanzar y fusionarse con el paramatma.

Fuente: "The purpose of human life". En el libro "Satsangs on Ramacharitamanas", de Swami Satyananda Saraswati.