El ego crea nuestra realidad

2020 08 02 Swami Niranjan Yoga Magazine 2017 02 pag 1 TAPASwami Niranjanananda Saraswati

¿Cómo se puede distinguir entre acción e inacción, y cómo puede entenderse esto a través del intelecto, a través de la lógica?

La acción es ser el participante y la inacción es saber que no eres el hacedor. Según la filosofía, la inacción no significa no ver o alejarse de la acción. La inacción significa que te conviertes en el testigo de tus acciones y te das cuenta de que no eres el hacedor, ni quien hace ni quien disfruta. El énfasis no está puesto en la inacción, sino en convertirse en el testigo de la actividad, al darse cuenta de que "yo no soy el hacedor".

Si no soy el hacedor, ¿quién lo es? ¿Es Dios el hacedor? ¿Es el yo? ¿Los samskaras y los karmas influyen en nuestra idea del hacer? ¿Es nuestro ego el hacedor? La respuesta es muy simple y se ha dado en los Upanishads, el Bhagavad Gita y las otras escrituras. Estamos bajo la influencia de maya. ¿Qué es maya? Maya es identificación con el principio del ego.

 

Esa es la definición más simple de maya. El ego es el que crea nuestras realidades. Así es como un concepto, una idea, toma una forma práctica, porque el ego determina tu manera de actuar. En la ira, el ego determina que tus acciones serán volátiles y agresivas. En el odio, los celos, la codicia, la envidia, el afecto, la simpatía, en todo, el ego decide cómo te comportarás. Esta totalidad es maya.

Bajo esta influencia pasaremos por diferentes fases, interpretando el aspecto de la acción de diferentes maneras, en relación con el karma, en relación con nuestros condicionamientos mentales, sensoriales y culturales. Esto es muy difícil de entender porque hay una psicología que gobierna a cada persona. Uno está continuamente ejecutando, actuando, el aspecto kriya. Kriya se traduce libremente como acción, pero kriya es un impulso continuo. Así como cuando te sumerges en un río, la corriente te ayuda a nadar, de manera similar cuando te lanzas a la acción, es la corriente de la acción, kriya, lo que te impulsa. Arrójate a tí mismo en el charco de la ira o del odio y observa qué tipo de kriya impulsa tus pensamientos, tu motivación, tus acciones en ese momento.

Entonces, convertirse en el drashta, el testigo, y luego eventualmente controlar el karma conduce al estado de inactividad en acción. Ese es el estado de Dios hoy, en esta fecha, en este momento. Está totalmente inactivo y toda la acción está sucediendo. Mira a tu espíritu. Tu espíritu está dentro, totalmente inactivo, y sin embargo, todas las acciones están sucediendo a través de la mediación de la mente y los sentidos. Así como el espíritu está inactivo, Dios también está inactivo. Para permitir que Dios actúe, debes desactivar los sentidos, externos e internos. Dos ojos ven la dualidad, un ojo ve la unidad. Cuando un ojo ve la unidad y se abre, entonces todo lo que es la causa de la dualidad se quema.

Cuando el ojo de la unidad está cerrado y los ojos de la dualidad están abiertos, uno está sujeto a maya, uno está sujeto al karma. El esfuerzo humano es alejarse de sus influencias, que lo mantienen presionado, para experimentar cualidades cada vez mayores aprendiendo a manejar el ego, que se convierte en la primera manifestación de maya como experiencia individual.

—10 de marzo de 2003

Fuente: Satsang at Ganga Darshan (Fragmento). Swami Niranjanananda Saraswati. Yoga Magazine, Noviembre 2003