El discípulo correcto

2020 07 12 Swami NiranjanSwami Niranjanananda Saraswati

¿Quién es el discípulo correcto y quién es el gurú correcto? Piensa en una computadora. En una computadora hay un software instalado que administra sus sistemas. Cada vez que conectas un dispositivo a la computadora, el software lee este dispositivo. Sin el software, el dispositivo no será reconocido. Para empezar, el sistema operativo apropiado debe estar allí, que verifica todos los sistemas y sabe qué está conectado, qué no está conectado, qué no se reconoce y se reconoce. En segundo lugar, ¿cuál es la capacidad del dispositivo conectado? Puede ser pequeño, digamos de unos 50 MB, puede ser de 200 MB, puede ser de un gigabyte. La mayoría de las personas tiene un disco de pequeña capacidad, quizás de 50 MB a 100 MB, ni siquiera 500 MB. Estas personas esperan que el gurú les dé todo su poder. ¿Cómo puede hacer eso el gurú? Es física y espiritualmente imposible. ¿Tu capacidad, cerebro y mente pueden contener solo 50 MB, y deseas que todo el océano quepa en una pequeña taza?

 

El gurú no puede transferir su energía a un discípulo que no esté calificado, no importa cuánto demande el discípulo, despotrique, delire y abuse del gurú. Hay personas y hay discípulos que exigen, y cuando no obtienen lo que exigen, abusan de su gurú. Que esto suceda es un hecho de la vida, ya que es la naturaleza del cerebro, la mente, las emociones, los sentimientos, el carácter y la personalidad. Uno no puede evitarlo. Sin embargo, para transferir la energía del gurú, deben existir ciertas calificaciones, capacidades y habilidades.

El gurú espera a la persona adecuada con el disco duro de capacidad adecuada y reconoce a esta persona. Pueden venir veinte personas y el gurú dirá: "Tú" a uno de ellos, habiendo reconocido que esta persona tiene la capacidad adecuada. Eso sucedió cuando Ramakrishna reconoció a Vivekananda y cuando Swami Vishwananda reconoció a Swami Sivananda. En quince minutos, la transferencia de energía tuvo lugar entre el gurú y el discípulo. El dispositivo que estaba conectado a la computadora se identificó como el hardware apropiado al que se podía descargar la información. La información fue descargada, y esa fue la iniciación.

La relación entre gurú y discípulo se basa en la confianza, no en el intelecto. Se basa en la fe y la convicción, no en la satisfacción de las preguntas intelectuales. Intentas satisfacer tus preguntas intelectuales en presencia del gurú y por eso, muchas veces pierdes el secreto real de conectarte con esa fuente de poder y energía, que es el cultivo de la confianza y la fe. Incluso si tienes una relación intelectual muy cercana e íntima con el gurú, no puedes progresar espiritualmente ya que la conexión básica de confianza y fe no existe. Cuando esta confianza y fe se intensifican, entonces el gurú y el discípulo se vuelven uno. Eso sucedió en la vida de Swami Sivananda. Sucedió en la vida de nuestro gurú, Sri Swami Satyananda.

—7 de febrero de 2011, Ganga Darshan

Fuente: Yogadrishti Series: Development of Satyananda Yoga. Yoga Magazine, julio 2014