¿Cuál es el rol de la fe en la práctica de un estilo de vida yóguico?

2019 09 01 SatsangSwami Niranjanananda Saraswati

Esto depende de las respuestas que demos a estas preguntas: ¿Cuál es la definición de fe? ¿Se trata de fe solo en Dios; de fe solo en algo que hacemos aquí que nos vincula con algo allá arriba? ¿O es tener fe en nosotros mismos? ¿Cuál de estas es la correcta?

En los textos yóguicos, la fe ha sido descrita como shraddha, bhakti e Ishwar pranidhana. Estas son las tres ideas que componen la fe. Shraddha significa dos cosas: humildad y simplicidad. Bhakti significa comprender una fuerza superior que está más allá de esta dimensión particular y que controla todo, una fuerza motivadora detrás de la Naturaleza y la existencia. Eso es bhakti. 'Ishwar pranidhana' significa entregarse a la energía que está en el interior y que es inmortal; 'Ishwar' significa 'inmortal' (el reverso de ishwara es nashwar, no inmortal). Entonces te entregas a la fuerza inmortal que no muere. Este es el concepto de fe en el yoga; humildad, simplicidad, conciencia de realidades superiores y rendirse uno mismo a la energía suprema.

 

Esta es la definición aparente de la fe, pero en nuestro estilo de vida yóguico experimentamos la fe en muchos niveles diferentes. Si estás comprometido, pero consideras que un estilo de vida yóguico es solo asana y pranayama, entonces no necesitas este tipo de fe. Solo haces tu asana, solo haces tu pranayama y luego sales. Sin embargo, si estás comprometido con algo más profundo en el yoga, algo más pleno y más satisfactorio, entonces se necesita fe. Esta fe comienza en la relación que el alumno tiene con el maestro y el discípulo con el gurú. La fe en el gurú se convierte en el primer paso, ya que pase lo que pase, si el vínculo está ahí, la determinación también está ahí.

Conoces la historia de Milarepa; su gurú, Marpa, era una persona horrible. Fue uno de los santos más brillantes del Tíbet en aquellos días, pero su comportamiento personal con Milarepa fue horrible. Lo maltrató por la derecha, la izquierda y el centro; lo golpeó a la derecha, la izquierda y el centro. Cada tipo de atrocidad que uno puede pensar, se la hizo a Milarepa. Lo mató de hambre, lo castigó, lo golpeó y lo hizo trabajar como un esclavo, pero Milarepa tenía fe en él, y fue esta fe la que transformó a Milarepa en un santo. Cuando su gurú lo empujó hacia abajo en la montaña, Milarepa no pensó que iba a morir. Simplemente pensó en su gurú, y antes de ser hecho trizas en el valle miles de metros abajo, una mano invisible llegó, lo levantó y lo puso frente a su gurú. Entonces el gurú dijo: "Esto es todo, ahora has comprendido". Esta es la sadhana, este es el entrenamiento que recibió Milarepa. Milarepa no recibió iniciación formal de meditación o mantra diksha, o esto o aquello, ¡no!

Entonces, la fe en el guru es lo primero en la vida de un discípulo. Luego viene la fe en uno mismo, en mí. Conozco mis limitaciones, sé lo que puedo intentar lograr. El solo hecho de intentar sacar lo mejor de nosotros, es tener fe en nosotros mismos. No es sentirse abatido y deprimido y decir: "No, no puedo hacerlo". La sentencia 'no puedo hacerlo' no existe cuando tienes fe en ti mismo. La mentalidad completa, la forma de pensar, la forma de actuar, cambia a "¡intentaré lograrlo, lo haré!" Si tienes éxito o fracasas es una historia completamente diferente, pero existe la convicción de que "puedo hacerlo". "Tengo fe en mí mismo".

En tercer lugar, hay fe en Dios, la energía que dirige y gobierna cada actividad de la creación y de la Naturaleza. Entonces, la fe, como se ejemplifica en los tres conceptos de bhakti, shraddha e ishwara pranidhana, tiene un lugar importante en el estilo de vida yóguico y también en la vida de cualquier aspirante espiritual.

Fuente: “Satsang With Swami Niranjanananda Saraswati”, Ganga Darshan and Australian ashrams 1989. Yoga Magazine, marzo 1992.