¿Cómo se pueden evitar los problemas?

2020 09 13 sw niranjan yoga magazine 2015 01 pag 38Swami Niranjanananda Saraswati

Los problemas no se pueden evitar porque no queremos evitarlos. Si no nos importaran los problemas, no existirían. Pero nos gusta enfrentarnos a los problemas porque nos guiamos por nuestra propia imagen. Nuestra autoimagen dice que uno tiene que ser bueno, considerado y amable, y ese es la fachada que siempre tratamos de proyectar. Mientras consciente o inconscientemente sigamos los dictados de nuestra propia imagen, nunca estaremos libres de problemas.

 

¿Qué es un problema? Un problema es algo que asumes y que no es tu inclinación o expresión natural. Otras personas que imponen sus dificultades pueden convertirse en un problema. Alguien que se ofrezca a ayudar también puede ser un problema si la ayuda no se expresa de la manera correcta. Incluso reflexionar sobre las cosas puede convertirse en un problema. Encontrar situaciones que pueden afectar, cambiar y alterar nuestra autopercepción puede convertirse en un problema. Una afluencia repentina de pensamientos negativos puede convertirse en un problema. La afluencia de buenos pensamientos nunca es un problema, pero los pensamientos negativos siempre pueden convertirse en problemas. Los deseos pueden convertirse en problemas.

La principal razón por la que no podemos hacer frente a los problemas es que, aunque nuestra lógica dice "no tengas problemas", nuestra naturaleza dice "sigue atrayendo problemas". Así como la luz atraerá a las polillas, del mismo modo este cuerpo y esta mente atraerán dificultades y problemas. Tienes que recordar la Ley de Murphy: "Todo lo que pueda salir mal, saldrá mal".

Sin embargo, también debes recordar que el movimiento se debe a la fricción. Si uno desea tener una vida agradable, pacífica y tranquila, entonces se volverá muy aburrida. Puedes disfrutar de la paz por un día, puedes disfrutar del silencio por un mes, pero llegará un momento en que rechazarás esa paz y ese silencio por algo de dinamismo, alguna actividad, alguna motivación en la vida. Por tanto, las fricciones, los problemas, las dificultades y los conflictos deben aceptarse en lugar de evitarse.

Hay que encontrar la solución correcta y para ello es necesario cultivar la facultad de viveka, el discernimiento. El discernimiento se vuelve poderoso y real sólo cuando se combina con la perspicacia; de lo contrario, la discriminación es simplemente una palabra. Discernimiento más perspicacia es igual a sabiduría. La fricción, los conflictos, las dificultades, las peleas y los desacuerdos no son impedimentos para tu desarrollo hacia la paz y el crecimiento, sino que traen a la superficie una condición mental, una condición de fe, una condición de vida que en realidad se está convirtiendo en una barrera para tu crecimiento. Un pensamiento mental que se convierte en un bloqueo se reconoce como un problema, entonces, ¿por qué no trabajar para eliminarlo?

La mejor manera de manejar los problemas es saber de antemano si deseas o no involucrarte en el problema. Si puedes abordar ese problema de manera eficiente, efectiva y creativa, entonces se abre la puerta de la lógica, el intelecto, la intuición y la emoción en tu búsqueda de la solución. Si sientes que un problema es una carga, entonces cierras la mente y evitas que la creatividad de la mente descubra la solución correcta al problema. Así que nunca evites los problemas. Si vienen, déjalos venir, pero trata de no atraerlos.

—Ganga Darshan, 27 de diciembre de 2001

Fuente: Yoga Magazine, noviembre de 2002