Ecología y estilo de vida yóguico

post prembhavaPor Swami Prembhava Saraswati

El cambio climático, el calentamiento global, la degradación ambiental son escenarios de los que todos hemos oído hablar. ¿Qué papel puede jugar el yoga en lo que se está convirtiendo en uno de los mayores problemas que enfrentamos hoy?

Swami Prembhava: Nuestra increíble mente humana y su capacidad para inventar y crear tecnología nos ha permitido explotar y manipular la naturaleza para satisfacer nuestras necesidades. La actitud y la creencia moderna es que controlamos la naturaleza, y debido a esto nos hemos desconectado de la fuente que nos sostiene tanto física como espiritualmente.

 

La crisis ecológica tiene muchos niveles diferentes, desde el material hasta el espiritual. El nivel material se rige por la industria y la economía y es difícil de cambiar. Sin embargo, desde la perspectiva espiritual e individual, el yoga juega un papel importante. A través del yoga, se nos dan las herramientas para observar nuestras actitudes y relaciones con la naturaleza y cambiarlas para ser más conscientes ecológicamente, no solo externamente, sino también a nivel psíquico y espiritual.

Estilo de vida yóguico

Nuestras acciones y comportamientos diarios crean los hábitos y actitudes que influyen en nuestra relación con el mundo que nos rodea. Ajustar nuestros estilos de vida individuales es el primer cambio que todos podemos hacer. Tiene que haber un esfuerzo para cambiar la actitud consumista, materialista y egoísta hacia una actitud ecológica que vea y entienda nuestra conexión y relación con la naturaleza. Esto no puede suceder de la noche a la mañana, debemos comenzar a vivirlo día a día hasta que se convierta en una parte natural de lo que somos. No podemos cambiar la situación económica y política, pero podemos, como individuos, cambiar la forma en que vivimos. El primer paso en la ecología del yoga es comenzar a vivir con una conciencia ecológica, una conciencia de uno mismo y del medio ambiente.

Aquí en el ashram de Ganga Darshan, tenemos la oportunidad de vivir y disfrutar de un estilo de vida yóguico simple. Una vez embebido, el estilo de vida yóguico se puede vivir en cualquier lugar. Cada aspecto del estilo de vida del ashram está diseñado sobre principios ecológicos. La rutina, la dieta y la sadhana del ashram nos brindan la capacitación para vivir con esta conciencia ecológica y, en última instancia, para reunirnos con la fuerza divina de la naturaleza.

Santosha

Debido a la naturaleza del deseo humano es que siempre deseamos y anhelamos más, es algo que no tiene fin. En muchos países del mundo la gente ha permitido que sus deseos gobiernen sus vidas: muchos automóviles, casas más grandes, veinte pares de zapatos, enormes cantidades de comida, centros comerciales monstruosos. Si vas a cualquier supermercado grande en Occidente, ¡incluso comprar pasta de dientes puede ser una experiencia difícil con tantas variedades! Para blanquear, para brillar, para pulir, etc. Así es como las personas viven ahora, impulsadas por el consumismo y la necesidad de poseer más, incluso si no lo necesitan.

Todo este consumismo tiene efectos perjudiciales en los ecosistemas de la tierra. El plástico y los envases terminan contaminando los océanos y los desiertos del mundo. El proceso de fabricación implica enormes cantidades de desechos que terminan en nuestros ríos y cielos. Debemos aprender a sacrificar todos estos productos brillantes y atractivos, y vivir de manera simple. Aquí es donde el concepto de santosha, el contentamiento, es tan importante. La conciencia del contentamiento nos ayuda a superar la naturaleza del ansia.

Ropa

Los residentes del ashram viven simplemente y reciben solo dos dhotis y kurtas al año. Usamos los dhotis hasta que se reciclan en trapos de limpieza. Tenemos un par de zapatos que usamos diariamente hasta que se necesite un nuevo par. Esto puede parecer algo simple, pero tomamos la decisión de vivir con lo mínimo. Podemos ver una bonita camisa y desearla, pero está la conciencia y nos preguntamos: "¿Lo necesito, es una necesidad?" No. Piensa dos veces antes de comprar.

Conservación de energía

En invierno no hay calentadores en las habitaciones ni agua caliente para bañarse. Los valientes residentes tienen duchas frías durante todo el año en la oscuridad de la madrugada, y los no tan valientes esperan hasta que el sol calienta naturalmente el agua durante el día. Esto no solo ahorra energía, sino que también hace que el cuerpo sea fuerte y resistente a las enfermedades.

A veces en invierno puede hacer mucho frío aquí. Aún así, los sannyasins no obtienen un calentador, sino que ponemos otra manta en la cama u otro jersey en el cuerpo.

También hemos instalado energía solar. La energía solar se convertirá en la fuente de energía del futuro. El ashram de Ganga Darshan eventualmente funcionará únicamente con energía solar, silenciosa y sin contaminación.

Vida comunitaria

Conviviendo cercanamente con distintas personas en todos los ámbitos de la vida (comer, dormir, trabajar, jugar) comenzamos a superar la naturaleza individualista egoísta y a aprender a respetar a los demás y sus necesidades. Si, por ejemplo, tomo tres cucharadas de sabji en el almuerzo, ¡la persona detrás de mí puede quedarse sin nada! Swami Niranjanananda ha dicho "Tu avaricia es el sufrimiento de otra persona". Cuando aprendemos a compartir y respetar a los demás, salimos del limitado 'YO' y vivimos juntos en armonía.

Esta es una conciencia ecológica muy importante que debe extenderse a nivel mundial, ya que el 20% de las personas en el planeta consumen el 80% de los recursos sin siquiera observarlo.

Seva

Cuando las personas vienen aquí para aprender yoga, se ven involucradas en muchos tipos diferentes de actividades del ashram: limpieza, jardinería, empacar revistas, contar sábanas, etc. El seva es uno de los aspectos más importantes del estilo de vida yóguico. Es a través del seva que realmente aprendemos a superar nuestra naturaleza egoísta y egocéntrica y aprendemos a dar de nosotros mismos. Los seres humanos son animales que viven solo para sí mismos sin respetar el nicho ecológico de otras criaturas o generaciones futuras. A través del seva comenzamos a cambiar nuestras actitudes y relaciones con el mundo que nos rodea.

Cuando aceptas todo el entorno del ashram como tu hogar, esta conciencia permanecerá contigo dondequiera que vayas, cada lugar se convertirá en tu hogar, tu lugar en la tierra, la madre tierra. No contaminarías tu propia casa ni tirarías basura en tu sala de estar o acumularías aguas residuales en la cocina; esta conciencia puede conectarte con la tierra como tu hogar, lleno de tanta belleza y divinidad.

Hacia un hermoso futuro

Quizás el cambio climático es un proceso natural donde la raza humana se empujará a sí misma y a muchas especies de animales, plantas, insectos y aves a una rápida extinción. La tierra ha sufrido grandes cambios en el pasado: glaciaciones, extinción masiva, meteoritos que chocan con la tierra, incluso los dinosaurios alguna vez vagaron por esta tierra. La tierra se adaptará a todos los cambios que hemos creado. La vida siempre encontrará una forma de vivir y tal vez se formen nuevas especies que adoren respirar dióxido de carbono y sulfuros.

Sin embargo, hemos tomado prestada la tierra con toda su belleza y recursos de las generaciones futuras, nuestros nietos, sus hijos y sus hijos. Cuando tomamos prestado algo de alguien, debemos devolverlo en la misma condición o en mejores condiciones que la que nos lo prestaron amablemente. Todavía tenemos tanta belleza en la tierra, pero si continuamos viviendo sin respeto o sin una conexión espiritual profunda con la tierra, la destruiremos. La elección depende de nosotros.

Nos hemos permitido centrarnos en el mundo material y olvidar lo espiritual. Cuando hay un desequilibrio entre lo material y lo espiritual, experimentamos sufrimiento y destrucción. Debemos volver a lo espiritual y crear un equilibrio. Si podemos restablecer ese equilibrio dentro de nosotros mismos, definitivamente también se reflejará externamente. Es demasiado fácil enfocarse en lo negativo; ¡los seres humanos son buenos en eso! Debemos ser positivos y buscar pequeñas formas en las que podamos cambiar el mundo dentro de nosotros mismos para experimentar la belleza exterior. El estilo de vida yóguico ofrece las herramientas para comenzar ese viaje.

Fuente: "Satsang at Ganga Darshan". Swami Prembhava. Yoga Magazine, Junio 2011.