Ecología del Yoga

Lo que le hacemos a la tierra nos lo hacemos a nosotros mismos. Swami Prembhava SaraswatiSwami Prembhava Saraswati

La ecología del yoga no es una nueva ciencia o rama del yoga, es yoga, y es tan antigua como los humanos sobre esta tierra. La base de la ecología del yoga es que estamos interconectados y somos totalmente dependientes de los elementos que nos rodean, los tattwas. En yoga no solo miramos el entorno externo. Los cinco tattwas son parte de nuestro cuerpo, mente y carácter. Si nos tomamos en serio el yoga y nuestra práctica, entonces la purificación debe ser interna y externa. Los cinco tattwas son tierra, agua, agua, aire y éter, y nuestros cuerpos están compuestos de los mismos tattwas. Solo podemos sobrevivir sin aire durante un máximo de tres minutos, luego el cuerpo se apaga. Sin embargo, el aire que respiramos ahora está contaminado y nos estamos enfermando.

 

En la mayoría de las ciudades del mundo ya no puedes beber el agua de los grifos; está demasiado contaminada con los desechos de nuestra sociedad. La gente se pregunta por qué diferentes enfermedades como el cáncer están aumentando en la sociedad, cuando debería ser tan obvio que nos estamos contaminando. Creemos que somos una especie muy inteligente, pero no hay otra especie en el planeta que contamine su propia agua o alimento.

Darse cuenta de la conexión

Tan pronto como las personas comiencen a practicar yoga, asanas simples o pranayama, habrá un cambio en su conciencia y estarán más conscientes de su entorno. Si te llamas yogui, estarás consciente de tu entorno. Incluso puedes llamarte "verde" y tener contenedores de compostaje y reciclaje. ¿Quién tiene una compostera? ¿Quién recicla su plástico y su papel? ¡No muchos! Esto debería ser parte de nuestra vida diaria. Cada uno de nosotros es responsable y tiene que cambiar su estilo de vida a una vida simple con un impacto mínimo en los ecosistemas de la tierra.

Todos estamos conectados. Estamos conectados por el aire que respiramos, el agua que bebemos y la comida que comemos. La naturaleza y la Madre Tierra no ponen límites como lo hacemos los humanos. Los países, las fronteras y las vallas significan muy poco para ella.

El primer paso en la ecología del yoga es darse cuenta de que todos estamos conectados y que lo que hacemos a la tierra nos lo hacemos a nosotros mismos.

Fragmento de "Janani", Swami Prembhava Saraswati, en Yoga Magazine, enero 2018