Ashwattha Aradhana. Conectar con la naturaleza

2020 06 26 Arboles conectarSwami Prembhava Saraswati

El primer paso en la ecología del yoga es conectarse y comunicarse con Prakriti. Prakriti es la palabra sánscrita para naturaleza, y a través del árbol comenzamos a comunicarnos con Prakriti. Swami Niranjanananda dice que los árboles representan prithvi, la tierra. Cada cualidad del árbol es una cualidad prithvi. Si pensamos en los árboles y en lo que hacen, probablemente sean una de las especies más generosas de la tierra.

Los árboles purifican el agua y juegan un papel vital en el ciclo hidrológico del planeta. Proporcionan el oxígeno para la vida, la estabilidad, la aireación y el ciclo de nutrientes del suelo. Proporcionan hogar, refugio y sombra. Proporcionan alimentos, en forma de frutas, flores, nueces, y brindan madera, papel, medicinas y mucho más.

La conexión entre los árboles y los seres humanos se remonta en el tiempo. A medida que la joven tierra evolucionaba, fueron las plantas y los árboles los que proporcionaron la atmósfera y el entorno necesarios para que los animales, incluidos los seres humanos, evolucionaran, por lo que estamos en deuda con los árboles como fuente y aliento de vida.

 

Los seres humanos son una especie egoísta, egocéntrica y bastante tonta. Hemos estado cortando árboles más rápido de lo que pueden crecer, estamos destruyendo la única cosa que realmente nos da vida: los árboles y los bosques.

A través de las prácticas de la ecología del yoga, nos reconectamos a la fuente que nos ha dado vida, y eso es a través de la práctica de Ashwattha Aradhana. Ashwattha es el nombre del árbol peepal, y ashwattha significa que no muere, que es continuo. El árbol de Aswattha es quizás el árbol más antiguo en la tierra, que ha sido adorado por más de 5,000 años. Es una especie de ficus. El árbol peepal tiene la capacidad de crecer en cualquier entorno. Estoy segura de que si la especie humana desapareciera mañana, sería el árbol de ashwattha el que comenzaría a crecer en todas partes y se haría cargo de todo. También se le conoce como el árbol del mundo, y se simboliza dado vuelta, haciendo que sus raíces vayan hacia arriba, en lugar de hacia abajo.

El árbol del mundo es conocido en muchas culturas como el símbolo de la vida. La adoración a los árboles existe en muchas culturas alrededor del mundo. No es un concepto nuevo. Hay un árbol en India que encontrarás en casi todas las casas, es una pequeña planta llamada tulsi.

Nuestro gurú Swami Satyananda adoraba al tulsi todos los días por la mañana y por la noche durante su panchagni sadhana. Dijo que es la madre de todas las plantas curativas, y que no tenía que tocar la planta, ni siquiera comer las hojas, para obtener ninguno de sus efectos curativos, la simple adoración del árbol era suficiente para mantenerlo sano día tras día durante muchos años.

Swami Niranjan también rinde culto al tulsi a lo largo de su sadhana panchagni y nos damos cuenta de que si alguno de ellos dos se encuentra un poco mal, el otro también lo hará, así de cercana es su conexión con la planta de tulsi. En la ecología del yoga, cada árbol tiene una deidad, un espíritu que reside en él. A medida que realizas la aradhana, el espíritu y la energía despiertan y te conectas con ella y, por lo tanto, la comunicación y la conexión tienen lugar entre la persona y el árbol.

En 1996, Swami Niranjan comenzó la práctica de Ashwattha Aradhana en el ashram, y a todos los residentes, estudiantes e invitados se les asignó un árbol para cuidar durante su estadía en el ashram. También les encomendamos los árboles enfermos o débiles y descubrimos que después de un tiempo los árboles se vuelven fuertes y saludables a través de la aradhana diaria, y vimos a muchas personas pasar por una transformación personal a través de la aradhana.

A través del cuidado del árbol y a través de la aradhana, la conexión entre tú y el árbol se fortalece, y protegerás a ese árbol sin importar qué, al igual que cuidas a las personas que te rodean. La misma relación se extiende a toda la prakriti, la naturaleza, y es un gran paso para la mayoría de las personas.

En Ashwattha Aradhana, o en cualquier aradhana, los cinco elementos (tierra, agua, fuego, aire y éter) siempre están representados.

El árbol es el objeto al que le estamos ofreciendo la aradhana o el trabajo. El árbol representa prithvi tattwa, el elemento tierra. Comenzamos por encender el deepak, y este es el elemento de fuego o agni tattwa.

Luego encendemos el incienso. El incienso representa vayu, el elemento aire, y agitamos el incienso frente al árbol para eliminar cualquier negatividad, particularmente de nuestra mente humana. Ahora ofrecemos una flor al árbol que también representa el elemento de prithvi y la belleza de la naturaleza.

Ofrecemos agua, el elemento agua o apas, a las raíces del árbol. Esto también es un riego simbólico de nuestra propia naturaleza espiritual. El árbol que vemos sobre el suelo es solo un tercio del árbol, ya que las raíces viajan directamente hacia el suelo. Son la masa principal del árbol, por lo tanto, ofrecemos el agua a nuestro propio crecimiento espiritual y a nuestro ser espiritual.

Al final, cantamos los mantras que representan el elemento éter, el shabda, el sonido y la vibración. Terminamos el Ashwattha Aradhana con los Shanti Mantras, una oración de agradecimiento al árbol.

Fuente: Ashwattha Aradhana. Swami Prembhava Saraswati. Yoga Magazine, agosto 2018.