Yoga, psicosíntesis y el desarrollo de la voluntad

456100 S

 

Yoga Darshan Mendoza organizó un taller dictado por Inés Asencio (Yogamudra), psicóloga y profesora de Satyananda Yoga, enfocado en el desarrollo de la voluntad. Fue el primero de varios encuentros en los que se desarrollará este tema y resultó ser muy movilizante e inspirador para todos los asistentes.

 

 

 

 

¿Cuál fue el foco del taller que dictaste en Yoga Darshan Mendoza?

El foco estuvo puesto en el desarrollo de la voluntad. Sin saberlo, la voluntad ocupa un lugar central en la vida del ser humano. La voluntad tiene la función de decidir qué se debe hacer y usar todos los medios para su realización, sobreponiéndose a los obstáculos. La voluntad está en la base de todas nuestras actividades.

El hombre ha tenido impresionantes avances en la ciencia, logrando explorar el espacio y el fondo del mar; pero nuestro conocimiento interior y la posibilidad de tener un dominio sobre sí mismo son muy limitados.

Generalmente, somos incapaces de llegar a los aspectos luminosos que se encuentran en nuestro inconsciente superior y nos quedamos atrapados en la dinámica y el malestar de nuestro inconsciente inferior. El taller tuvo contenidos teóricos y también ejercicios prácticos.

 

¿Qué papel juegan el yoga y la llamada “psicosíntesis” en el desarrollo de la voluntad?

El yoga y la psicosíntesis nos invitan a desarrollar las facultades internas; entre ellas, la posibilidad de descubrir, aprender a entrenar, a desarrollar y a aplicar la fuerza de la voluntad.

La psicosíntesis entiende que el individuo está en un proceso permanente de crecimiento personal, de realización de sus facultades latentes y tiene el deseo, la aspiración de proyectarse hacia “un todo mayor” del cual forma parte. Ese es el mismo objetivo del yoga.

En su libro “Meditaciones de los Tantras”, Swami Satyananda nos dice que “la psicología moderna está interesada en el crecimiento espiritual del individuo, así como en su salud mental. Un ejemplo notable es la psicosíntesis, formulada por Roberto Assagioli, que en realidad tiene las mismas metas del Yoga: la integración total del individuo y su eventual realización del ser.”

 

¿Todos tenemos fuerza de voluntad?

Assagioli plantea que es necesario descubrir la voluntad en nosotros, tener “ la experiencia existencial ” de la voluntad. Pasar por una situación en la cual sintamos esa fuerza interior, directriz, clara, fuerte, inteligente.

Todos hemos tenido ya esa experiencia pero no somos conscientes de ello porque no la hemos reconocido como voluntad. La voluntad es como la “Cenicienta” de la psicología. El primer obstáculo es que no la reconocemos en nosotros.

Todos hemos sido “héroes” de nosotros mismos en algún momento de nuestra vida. Quizás enfrentando una enfermedad seria que nos pone al límite de la vida, o acompañando a un ser querido en esa situación de enfermedad, frente a una pérdida, en un momento de violencia o sobreviviendo años de limitaciones económicas. Tenemos que ser justos y reconocer que la voluntad ya existe en nosotros. Pero la voluntad también puede expresarse de una manera más tranquila, en un momento en que escuchamos una voz interior que nos empuja a actuar en cierto modo.

 

¿Cuando uno experimenta bloqueos y estancamientos, o la costumbre de postergar las cosas que desea hacer, se trata de falta de voluntad?

No hay que confundir la idea de "no tener voluntad" con las dificultades que tenemos cuando queremos hacer algo y nos sentimos paralizados o bloqueados.

Pasa que frecuentemente la voluntad es anulada por la invasión de impresiones del mundo externo e interno (impulsos, deseos, pensamientos). Esta es una segunda dificultad que aparece en torno a la voluntad.

Una tercera dificultad es la concepción que tenemos acerca de la voluntad. Culturalmente entendemos la voluntad como algo severo que tiene que ser aplicado de modo directo para reprimir aspectos de la personalidad, esas impresiones internas que decíamos antes, que nos dificultan concretar lo que queremos.

 

Es decir que se pretende llegar a la acción por la simple fuerza, ignorando otras funciones psicológicas…

Claro. Assagioli sostiene que pensar en la voluntad como una fuerza represiva es un concepto errado y una caricatura de la voluntad. A raíz de esta concepción compartida, puede surgir la reacción opuesta: la tendencia a rechazar toda clase de control sobre nuestros impulsos y deseos y entregarse a la inercia, dejarse gobernar por el lado cómodo de la propia naturaleza, permitir que los impulsos externos e internos invadan nuestra personalidad, actitud que sería lo opuesto a ocuparse.

No es razonable esperar que la voluntad se desarrolle sin esfuerzo. Es lo mismo que desarrollar cualquier cualidad física o mental. Implica esfuerzo y constancia.

 

¿Cuál es la función de la voluntad?

La voluntad tiene la función de equilibrar y usar constructivamente las actividades de la mente sin reprimir ninguna.

Nuestra vida psicológica se asemeja a un intercambio o conflicto permanente entre muchas fuerzas opuestas y rebeldes.

Las fuerzas en conflicto y nuestro modo automático de funcionar obstaculizan el desarrollo de la voluntad.

 

¿Cuáles son las características de una voluntad plenamente desarrollada?

En primer lugar, una voluntad plenamente desarrollada es fuerte, es la energía que nos asegura que nuestra acción tenga la intensidad necesaria para realizar su propósito.

Luego, una voluntad sana es sabia, es decir que tiene el autoconocimiento sobre qué aspectos de mi personalidad tengo que “activar”, calmar o contener.

Es necesario conocer y reconocer nuestros impulsos y complejos inconscientes, cuya energía se mueve en sentido opuesto a lo que quiero realizar a nivel consciente.

Además de ser fuerte y sabia, nuestra voluntad tiene que ser buena: tiene que estar dirigida hacia metas correctas, que nos hagan bien a nosotros y a los demás. Por último, nuestra voluntad tiene que ayudarnos a comprender el significado de la vida.

 

Inés Asencio (Yogamudra) durante su participación en el último Encuentro Latinoamericano de Satyananda Yoga.

¿Habrá nuevos encuentros para tratar este tema?

Sí, habrá! Los estamos programando. La gente quedó muy entusiasmada y sucedió algo muy bueno también: surgió en los estudiantes y practicantes la necesidad de profundizar sobre el conocimiento de la voluntad antes de seguir avanzando hacia otras temáticas. Y esto me parece muy bueno porque de lo contrario se trataría de una simple acumulación de conocimientos, cuando lo fundamental  es profundizar y poner en práctica los contenidos que se adquieren; hacerlos experiencia, vivirlos. Así que estamos programando los próximos talleres. Tendremos las fechas en breve.