Tradición, sadhana y cómo llegar a la cultura del futuro

tradicion niranjan 1

 

 

Patricia Vaglio (Sankalpa), directora de la Fundación Yoga Darshan, dictó un taller en la ciudad de Mendoza en el que explicó, entre otras cosas, cómo se convertirá el yoga en la cultura del futuro, según las enseñanzas de Swami Niranjan Saraswati, guru de la tradición Satyananda Yoga, de la Bihar School of Yoga.


¿Qué es una tradición viva, como la de Satyananda Yoga?

Una tradición viva es una tradición con un gurú, un visionario, una persona que se adelanta al tiempo. Es una tradición que se mantiene en constante cambio.

En esta tradición Swami Niranjan está dando los lineamientos para los próximos cincuenta años, en los que la mirada del yoga será transformadora del individuo y de la sociedad. Así se completa el mandato de Swami Satyananda, que dice que “el yoga es la cultura del futuro”. Es con Swami Niranjan que el yoga se va a transformar en esa cultura del futuro.

La cultura del futuro no tiene que ver con la práctica, que se transforma en una etapa del aprendizaje. Esta nueva etapa tiene que ver con la profundización, la que se ocupa de transformar la práctica en sadhana, la sadhana en estilo de vida y el estilo de vida en cultura.

¿Qué es sadhana?

La sadhana lleva a un descubrimiento, algo inesperado, que te sorprende. Con la práctica uno tiene un objetivo: lograr mayor flexibilidad o relajars, por ejemplo. Uno sabe a dónde quiere llegar y va hacia allí. Pero la sadhana no se trata de lo que uno espera; no se trata de tus expectativas. La sadhana sigue un camino personal que te lleva a un descubrimiento inherente a la propia sadhana. Esa es la diferencia. Cuando uno transforma su práctica en sadhana ya no están sus expectativas, ya no lo hace para algo específico que quiera, sino que la sadhana lo lleva a uno por un camino más profundo y de descubrimiento. El descubrimiento no es algo planeado, el descubrimiento sorprende. Y ese descubrimiento se llama sadhana.

¿Y cómo se transforma la sadhana en estilo de vida?

Sucede cuando uno incorpora ese descubrimiento a su forma de vivir. El estilo de vida del yoga es estar permanentemente transformando la naturaleza interna. A través del estilo de vida del yoga, uno empieza la transformación. El estilo de vida del yoga tiene que ver con que uno empieza a descubrir la propia naturaleza. Y es acá donde entra en juego lo más sutil que tiene el yoga.

La naturaleza del hombre es ser un ser social. Y para ser un ser social necesita fundamentalmente corregir lo que tiene de animal. Porque si yo me voy a conducir como un ser social tengo que cambiar mi naturaleza animal.

La naturaleza más primitiva en el ser humano es aquella naturaleza que fuimos dejando a través de los años en que empezamos a hacernos seres culturales. El ser cultural tiene que dejar su impulso más instintivo, la naturaleza más básica, más primitiva en favor de ser un ser cada vez más cultural. El ser cada vez más cultural hace que las relaciones entre los seres humanos sean más armoniosas. Una persona culta no es una persona que sabe mucho, es una persona que tiene un trato armónico con los demás. Lo que pasa es que uno tiene la idea de que ser culto es saber mucho. Una persona cultivada es una persona que tiene una cultura, que puede vivir en una civilización.

Entonces, el yoga está para poder transformar esa naturaleza más primitiva. El yoga tiene como objetivo la transformación de la personalidad desde su naturaleza más básica hacia una naturaleza cada vez más humana.

La naturaleza humana es una naturaleza culta. La transformación desde lo más instintivo, desde lo más básico, hacia una naturaleza más culta se llama espiritualidad.

¿Qué es la espiritualidad?

La espiritualidad es el desarrollo de los valores humanos, de las cualidades humanas. La espiritualidad no estar vestido de blanco con un collar de malas enormes y estar como flotando en el aire. La espiritualidad tiene que ver con el desarrollo de las cualidades humanas.

A veces uno cree que la espiritualidad tiene que ver con Dios, o con una puesta en escena. No tiene que ver ni con el misticismo ni con Dios, sino que tiene que ver con el desarrollo de valores humanos. El desarrollo de valores humanos es la espiritualidad. La visión y la búsqueda de Dios es en el cosmos, en todo lo que existe, eso es la religión. A veces van juntos, a veces no.

Una cosa es la espiritualidad y otra cosa es la religión…

Sí. La religión viene de "religare", “volver a unir”, eso es con algo que es superior. Pero la espiritualidad no es la unión con algo superior, sino que es perfeccionamiento de las cualidades humanas. Eso es espiritualidad. La religión es otra cosa. Entonces, a veces van juntas y a veces no. Hay gente que busca a Dios, pero no necesariamente está buscando perfeccionarse como ser humano. A veces sí; a veces no. El refinamiento de las cualidades humanas es la búsqueda de la espiritualidad.

Y este objetivo de la espiritualidad está presente en el yoga…

Está presente en todas las ramas del yoga. Todas las ramas del yoga se tratan de mejorar las cualidades humanas y buscar que los condicionamientos en el ser humano disminuyan. Porque uno cree que es libre y que cuando elige, lo hace libremente. Pero la libertad es muy difícil. Es muy difícil no por algo impuesto desde afuera, sino porque internamente estamos llenos de condicionamientos. Esos condicionamientos forman parte muchas veces de la naturaleza más baja que tenemos, aquella de la que aún no pudimos despegar, aquella naturaleza que hizo que estemos donde estamos y seamos quienes somos. Porque esa naturaleza básica e instintiva nos hizo pelear en la vida. Esas cualidades primitivas hacen que nosotros seamos lo que somos, pero también hacen que tengamos limitaciones.


Kshama y namaskara: perdón y saludo verdaderos

tradicion niranjan 2Durante el taller, Sankalpa explicó los nuevos yamas y niyamas que Swami Niranjan incorporó para la práctica de un estilo de vida yóguico en la actualidad. Uno de ellos es el perdón, kshama. Según Swamiji, "cuando el deseo o el enojo están sobredimensionados, tiene que venir kshama", el perdón.

Swami Niranjan dice que kshama es lo que disuelve una situación parecida a la que se da cuando una persona se aferra a un árbol y se queja diciendo: “¡este árbol no me suelta!” Así nos explica que el verdadero perdón es dejar ir, soltar. Porque en realidad es uno el que no deja ir la situación. Es uno quien, si tuvo una experiencia negativa con una persona, no olvida, la recuerda siempre y no la perdona; y la relación nunca vuelve a ser como antes. Así es cómo nos condicionan las experiencias del pasado. Es uno quien se aferra a esa situación. Y kshama es soltar esa situación. Es algo muy difícil.”

¿Cómo se logra kshama? A través de la puesta en práctica de la empatía, y eso se hace por medio de namaskara, el saludo. Pero no se trata simplemente de saludar en sentido literal; se trata de verdaderamente empatizar con el otro.”

“Cuando se es amable y empático, todo se simplifica. Y se cambia la energía de la otra persona. Swamiji dice que si a la mañana le sonreís a la otra persona y lo saludás sinceramente, le cambiás la energía. Primero, hay que empatizar con el otro, a nivel de la conexión. Después, ¿cómo perdono? Cuando empatizo, puedo ver en el otro y entender qué le pasa, que en definitiva también es lo que me pasa a mí. Eso es namaskara, el verdadero saludo.