El recuerdo es el camino

1 Rikhia PurnimaPeethadhishwari Swami Satyasangananda Saraswati

Swami Satyananda nació en las estribaciones del Himalaya en el año 1923. Sus antepasados pertenecían al linaje kshatriya, la clase guerrera. De joven fue iniciado en la Orden Dashnami Sannyasa por su Gurú, Swami Sivananda en Rishikesh. El Dashnami, o las diez órdenes, fueron formadas por Adi Guru Shankaracharya hace 2.500 años, como un medio para organizar a los sannyasins en toda la India y proporcionarles una plataforma desde la cual desarrollar su comprensión. Sri Swamiji pertenecía a la orden Saraswati, dedicada a la búsqueda del conocimiento, y este es su linaje espiritual.

Era un Paramahansa, un avadhoota, que es un calibre muy alto de sannyasin. Más que nada, Paramahansa es un estado mental. Su Gurú lo inició en la orden de Paramahansa cuando solo tenía 19 años, pero le dijo que tendría que esperar para vivir esa vida, que tenía una misión que cumplir primero. Él dijo: "Has venido temprano a la estación". Entonces Swamiji dijo: "Está bien, entonces retornaré a casa y volveré cuando llegue el tren". Pero Swami Sivananda le dijo que se quedara en el ashram. Él dijo: “Si regresas, puedes perder el tren. Te quedas aquí y trabajas duro. Purifícate, y la luz se desplegará desde adentro. El conocimiento está en ti".

Eso es lo que Swami Sivananda le dijo: trabajar duro y purificarse. No dijo meditar y purificar, no dijo hacer asanas y pranayama. Él dijo: "Trabaja duro y la luz brillará desde adentro". Sri Swamiji permaneció en el ashram de su Gurú durante doce años, y en ese tiempo no estudió los Vedas ni los Upanishads y no aprendió yoga ni tantra. Pasó sus días haciendo un trabajo duro, al igual que todos en Rikhia.

En los primeros días en Rishikesh, el ashram no tenía acceso al agua, y los residentes tenían que recogerla en cubos del río que estaba abajo. Swamiji cavó un canal desde un arroyo en lo alto de las montañas para que el agua llegara hasta el ashram, y luego construyó un depósito para que también pudieran almacenarla. Construyó edificios y dirigió el dispensario, editó y tradujo libros y trabajó en la cocina y el jardín. Swami Sivananda solía decir que cada persona es un tesoro de conocimiento, que el conocimiento no es algo que se toma prestado de afuera, es un proceso de desarrollo desde adentro. Sri Swamiji creía firmemente en esto. Hizo muchas cosas en el ashram de su Gurú. Trabajó duro día y noche, y se convirtió en un maestro de todo.

La mayoría de la gente piensa que Swami Satyananda era solo un maestro del yoga porque enseñaba muchas prácticas asombrosas y efectivas, pero él era un maestro de todo. Podía hablar sobre la sabiduría de cualquier milenio y cualquiera de las ciencias del día, de todas las religiones y la fe con la mayor facilidad, claridad y convicción, y podía citar textualmente cualquiera de las escrituras. Él estaba completamente versado en los Vedas, Upanishads, el Corán y la Biblia, todos los textos espirituales. Al igual que Saraswati, los tenía a todos en la palma de su mano. Podía hablar sobre cualquier tema, ya fuera historia o geografía, artes y ciencias, y toda la literatura: hindi, inglés, griego, moderno y clásico. Y no es que solo hablara sobre conceptos elevados, podría hablar de cualquier cosa con cualquiera. Con los aldeanos locales aquí en Rikhiapeeth, él fácilmente entraría en gran detalle sobre cómo ordeñar una vaca o la mejor época del año para plantar los cultivos. Incluso sabía cómo hacer un dosa perfecto. Era muy simple para él porque tenía acceso a todo el conocimiento.

Así es como lo conocimos, tan lleno de conocimiento y sabiduría, pero él siempre dijo que se volvió así por la gracia de Swami Sivananda y viviendo en el ashram de su Gurú. De hecho, dijo que todo lo que sucedió en su vida fue por conocer a su Gurú. Le dio todo el crédito a su Gurú. Sri Swamiji diría que el conocimiento también está dentro de nosotros, pero en este momento está almacenado en un disco duro y no podemos acceder a él porque no conocemos el código. Solo el Gurú conoce el código.

Enseñó yoga a millones de personas en todo el mundo. Compartió muchas prácticas diferentes, pero ¿qué practicó él? Toda su vida vivió en la conciencia de Gurú, sin importar lo que estuviera haciendo. Si estaba dando conferencias o administrando el ashram, si estaba interactuando con personas, dándoles orientación espiritual, incluso cuando estaba en sadhana, su conciencia era de Gurú. No importa lo que hizo, vivió con esa conciencia constante de Gurú. Así como cuando recuerdas a tus seres queridos y eso te conecta con ellos, de la misma manera él siempre recordaba a Gurú y estaba conectado a esa fuerza. Gurú no es una persona. Gurú es un tattwa, un elemento primordial. Gurú es una energía, una fuerza, y finalmente, con eso tienes que conectarte. Eso se llama Gurú Bhakti Yoga, y ese es el yoga que Swami Satyananda practicó las 24 horas del día, todos los días de su vida.

Sri Swamiji vivió su vida en ciclos de veinte años. Vivió la vida de un estudiante, vivió en el ashram de su Gurú, luego fue un maestro de yoga de fama mundial, cumpliendo la orden de su Gurú de difundir el yoga de puerta en puerta y de orilla a orilla. Finalmente, en 1989, tal como le dijo su Gurú, su tren finalmente llegó. Vino a Rikhia para vivir la vida de un Paramahansa, un tapasvi y practicar sadhanas superiores. Desde el momento en que llegó, las cosas comenzaron a aclararse y su vida comenzó a cristalizarse. Durante 20 años permaneció totalmente inmerso en la sadhana de la remembranza. Solía decir: "Vine a Rikhia para dejar mi cuerpo, pero todavía no tengo un boleto de regreso, así que eso es lo que estoy esperando. El día que reciba un boleto de regreso, me iré como un avión a reacción". Y cuando recibió su boleto de regreso, se fue. Eso fue el 5 de diciembre de 2009.

El propósito del Guru Bhakti Yoga en Rikhiapeeth es conectarse con la energía del Gurú. Somos parte de un hermoso linaje de gurús. El Señor Siva es el primer Gurú de nuestro linaje, así que si recuerdas a Siva, también estás recordando a Swami Satyananda y Swami Sivananda. No son diferentes, son parte de la misma corriente de energía. La energía de este linaje fluye como un río, desde Siva a Adi Shankaracharya hasta Swami Sivananda y Swami Satyananda.Vivir en la conciencia del Gurú significa vivir en la conciencia del conocimiento, porque Gurú es conocimiento. Ese conocimiento está en ti y, en última instancia, el Gurú está en ti. El Gurú físico entra en tu vida y actúa como un detonador, explotando la superficie dura y pedregosa para que puedas extraer ese conocimiento desde dentro. No hay otra razón para que Guru entre en tu vida. El conocimiento no es acumular información de libros, aprobar exámenes y obtener un título. El conocimiento es el desarrollo del Ser interno. El verdadero conocimiento tiene un propósito mayor, y solo el Gurú puede guiarte en esto.

Aunque millones de personas consideraban a Swami Satyananda como su Gurú, él nunca se consideró un Gurú. El discipulado era más importante para el ser que el gurudom, y siempre se consideró un discípulo. "Uno tiene que seguir siendo un discípulo", nos decía, y lo ejemplificó en su vida. Sri Swamiji vivió toda su vida, cada momento, con conciencia de Gurú. Lo que sea que predicó, lo practicó. Esa era su cualidad. No solo dijo cosas. Las hizo, las vivió. Y nos dijo: "Sí, este es el camino".


Peethadhishwari Swami Satyasangananda Saraswati


“Remembrance is the Way”. Guru Purnima 6th Julio 2020. https://rikhiapeeth.in/