10° Aniversario del Mahasamadhi de Sri Swami Satyananda

2019 12 05 post Mahasamadhi Swami Satyananda RikhiapeethA la medianoche del 5 de diciembre de 2009, Sri Swamiji entró en Mahasamadhi. En ese momento, habían pasado veinte años desde que Sri Swamiji había venido a Rikhia. Debes haber oído de él que su vida está dividida en ciclos de veinte años. Durante los primeros veinte años de su vida, vivió en su hogar. Durante los siguientes veinte años, vivió en el ashram de su guru, en Rishikesh, y se sumergió en el seva.

En el tercer ciclo de veinte años llegó a Munger y, siguiendo el mandato directo de su guru, estableció el yoga como un movimiento mundial. Creó en Munger lo que se constituyó como un monumento del yoga, y luego lo ofreció como tributo a los pies de su guru Swami Sivananda. Dijo: "Este fue su mandato, y lo completé. Ahora se lo ofrezco". Así, después de estar aquí durante veinte años, se alejó.

 

El último capítulo de su vida, Rikhia, también fue un período de veinte años. Comenzó en 1989 cuando llegó a Rikhia y culminó en 2009. En Rikhia dedicó su vida a vivir la vida sannyasa y las enseñanzas de su guru. Por lo tanto, Rikhiapeeth es otro monumento creado por él y dedicado a su guru.

Sri Swamiji siempre dijo que "cuando tenga que abandonar mi cuerpo, no estaré en un hospital, rodeado de discípulos y con tubos en la nariz y la boca, sino en un estado de meditación". En un poema dijo:

Sin nada en el cuerpo
Y sin nada en mis manos
Déjame vagar por la orilla del Ganges
Con el nombre de Shiva en mis labios
Y la idea de Devi y Durga en mi mente.
Ni siquiera me dejes saber que existo,
Y cuando muera
No sabré que me estoy muriendo.

Eso es exactamente lo que logró. Un siddha, un ser perfeccionado, trabaja de acuerdo con sus sankalpas, resoluciones, en su vida y no de acuerdo con el deseo personal. En la vida de Sri Swamiji, vemos la fuerza de su sankalpa shakti y lo que logró a través de él: logró izar la bandera del yoga y de la tradición del Yoga de Bihar en el mundo desde Munger y trajo honor a Bihar. Desde entonces, Rikhia se convirtió en su tapobhoomi. Allí realizó arduas sadhanas védicas superiores, prescriptas para paramahamsa sannyasins.

Vivió una vida simple, el estilo de vida de un sannyasin. Sannyasa es un medio para tomar consciencia y rendirse al guru y a Dios que reside en uno. En Rikhia, Sri Swamiji moldeó y vivió su vida según las enseñanzas de su guru y también inspiró a otros a vivir estas enseñanzas de "servir, amar, dar".

El mensaje fundamental de la vida espiritual es: mejorar la calidad de vida. La calidad de vida mejora cuando podemos salir de nuestros caparazones y conectarnos con otras personas a través del servicio, el amor y el intercambio. Estas son las inspiraciones que Sri Swamiji mismo dio en Rikhia.

Fuente: @SatyanandaWorldwide