Atmabhava 5 Ganesha 1201x367

Hacer divina la vida. De las enseñanzas de Swami Sivananda

Swami Sivananda

"Todos quieren felicidad. La vida es un proceso de autoexpresión y una búsqueda de armonía y paz. El propósito de la vida es perder el sentido de la individualidad y volverse uno con Dios. Experimentar la unidad es la vida divina." 

 

"En la vida de una persona mundana no hay paz. A pesar de la riqueza y las comodidades, hay inquietud. Los deseos y la búsqueda de gratificación ocupan la mente. En todas partes encontrarás la misma tierra, cielo y agua, la misma atracción, rechazo y la misma mente. Muchas personas han sido engañadas y decepcionadas por un cambio de entorno.

 

"El mundo está lleno de lucha. Aunque la cara es hermosa, el corazón es duro. El corazón debe hacerse tan suave como la mantequilla mediante el servicio desinteresado y la entrega a los pobres. La vida tiene más para ofrecer que comer, dormir y hablar, y tiene una forma de dicha más elevada que los placeres transitorios. Hay una forma digna de vivir la vida.

Superar la ilusión

Una persona mundana dice: "Tengo que hacer mis deberes, educar a mis hijos y complacer a mi jefe. ¿Dónde hay tiempo para hacer japa y estudiar libros espirituales? No tengo descanso, incluso los domingos tengo que preocuparme por el trabajo. No quiero yoga. El trabajo de oficina y mantener a mi familia es en sí mismo un gran deber, un yoga". Esto no es un deber real, sino la esclavitud y el engaño egoísta. Incluso en sueños, la persona se encuentra con sus compañeros de oficina y su jefe y su vida se pasa bebiendo, comiendo y durmiendo. La vida no tiene sentido como una vida separada. Sólo tiene sentido cuando se llena y el alma individual se une al alma suprema.

El egoísmo ralentiza el progreso espiritual y, si puede ser destruido, la mitad de la sadhana espiritual de uno está hecha. La meditación no es posible sin erradicar esta cualidad negativa. Atrapado en placeres sensuales, uno olvida el propósito de la vida. La gente ya no conoce un solo verso del Bhagavad Gita o de los Upanishads, o la eficacia del mantra y el kirtan, ni nada sobre el autoanálisis, el control mental y la introspección. En cambio, gastan sus noches en dormir y en placeres, y sus días en charlas ociosas, ganando dinero y cuidando a la familia. No queda tiempo para meditar y hacer buenas obras.

¿Quién es tu esposa? ¿Quién es tu esposo? ¿Quién es tu hijo? ¿Quién es tu hija ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? Debes pensar en estas preguntas y ver el mundo como un sueño. Ni familiares ni amigos te ayudarán o compartirán tu dolor. Solo Dios nunca olvida ni abandona a nadie.

La vida es lucha

Vivir es luchar por un ideal. La vida es una lucha por la perfección y la independencia suprema. Evolucionas, creces y ganas experiencia a través de la lucha. Dejarás de existir en el momento en que dejes de luchar. La vida, como la sociedad, no puede existir sin lucha.

Una pequeña victoria sobre la mente y los sentidos desarrollará tu fuerza de voluntad, confianza y coraje. El deber más importante es enfrentar las dificultades de la vida y aprender a controlar la mente y los sentidos.

No hay necesidad de ignorar la vida en su manifestación física, porque la materia es una expresión de Dios y Su lila. La materia y el espíritu son inseparables, como el calor y el fuego. La vida es una escuela para desarrollar el carácter y cualidades divinas como el perdón, la generosidad y la paciencia. Todos aprenden lecciones valiosas a través del dolor y la tristeza. La enseñanza central del Bhagavad Gita y del Yoga Vashishtha es que uno debe realizar el Ser permaneciendo en el mundo. Uno debería estar en el mundo pero no del mundo, como el agua en una hoja de loto.

El mundo es un hogar para todos los que son miembros de la familia humana. La creación es orgánica y nadie está solo y separado. Si las personas reconocen el valor de los demás, protegen a los animales y consideran que toda la vida es sagrada, entonces el mundo será un hermoso cielo de paz y tranquilidad.

Dios es amor

Debes darte cuenta de tu relación íntima con todos los seres. La diferencia en cada manifestación es sólo una diferencia de grado. La verdadera conciencia oculta se encuentra detrás de la forma de un árbol o un perro, un sikh o un musulmán. Sabiendo que todas las formas pertenecen a Dios, surgirá un gozo inexpresable, el odio cesará y se desarrollará la unidad de la conciencia. Ningún conocimiento, ningún dharma, ninguna religión es más alta que el amor, porque el amor es verdad y el amor es Dios. El mundo nació del amor, existe en el amor y finalmente se disolverá en el amor. Dios es una encarnación del amor y su amor se puede entender en cada centímetro de la creación. Por lo tanto, amar al hombre es amar a Dios, porque el hombre es la verdadera imagen de Dios.

Debes darte cuenta de tu identidad e íntima relación con todos los seres y cultivar una actitud positiva hacia todos. A nadie le gusta desprenderse de sus posesiones cuando ven a otros en peligro. Una persona que está luchando por desarrollar el amor cósmico solo debe mantener lo que realmente necesita. Uno debe practicar la autosuficiencia y vivir para ayudar a los demás. El secreto de la vida está en el amor de Dios y el servicio a la humanidad.

Sadhana

La sadhana libera la vida de las limitaciones con las que está vinculada. Es la naturaleza de la vida y la mente estar constantemente en movimiento. Con la idea en la mente de que el objetivo más alto aún no se ha alcanzado, siempre avanzarás hacia él. Sin embargo, la autodisciplina es esencial, ya que las buenas intenciones por sí solas no te permitirán alcanzar el éxito. La regularidad en la práctica da confianza. El objeto de la sadhana es internalizar la mente por introspección y realizar la verdad interior.

Aquí hay un ejemplo de mi sadhana diaria. En veinticuatro horas hago cinco o seis prácticas de sadhana: japa, meditación, asana, pranayama, culto, estudio, escritura y ayuda a los enfermos y los pobres. Cargo mi mente con conciencia divina en todo momento. Combino descanso y relajación con ejercicios de respiración profunda. He pasado treinta y cinco años de mi vida en Rishikesh y he obtenido una energía espiritual maravillosa y fortaleza en abundancia. Mantengo un alto nivel de salud y disfruto de la paz y la felicidad en todo momento. Siento que puedo trabajar por otras diez horas cada día. El secreto es mi sadhana sistemática y la gracia del Señor.

Sadhana fácil

Debido a la ignorancia, has olvidado tu naturaleza esencial: el estado de satchidananda, verdad, conciencia, felicidad. No es necesario renunciar al mundo y salir corriendo a una cueva del Himalaya para encontrar tu divinidad perdida. Incluso con una sadhana fácil, puedes alcanzar la conciencia de Dios mientras vives en el mundo.

No necesitas una sala de meditación separada o un tiempo fijo para la meditación. Cierra los ojos por un minuto o dos cada dos horas y piensa en Dios y en cualidades como el amor, la alegría y la pureza. Mientras estés en el trabajo, repite mentalmente Hari Om o Sri Rama o Rama Rama o cualquier otro mantra. Esto debe hacerse incluso durante la noche, en cualquier momento que te levantes de la cama. Haz esta práctica al menos ocasionalmente cuando des vueltas en la cama, y con la práctica repetida esto se convertirá en un hábito.

El cuerpo es un templo de Dios en movimiento, y el lugar de trabajo puede convertirse en otro templo. Actividades como caminar, respirar y leer son ofrendas al Señor. El trabajo es adoración y meditación. Si el trabajo se realiza sin ningún motivo, sin la expectativa por los resultados, te conviertes en un instrumento en las manos de Dios. Entonces Él podrá trabajar a través de tus acciones. Con la práctica, todas tus acciones se convertirán en adoración y todo lo que escuches, toques o sientas será Dios. El odio y el engaño desaparecerán, y en cambio, el amor por todos y el sentido de unidad se desarrollarán. Este es un yoga dinámico y un sadhana fácil.

La unidad es la vida divina

La unidad es vida eterna y la separación es muerte. La unidad trae armonía y paz suprema, mientras que la separación trae desarmonía e inquietud. Hay un solo lenguaje, el lenguaje del corazón. Solo existe un dharma, la ley de causa y efecto y la religión del amor. Sentirás unidad en todas partes y te darás cuenta del hilo común que une todos los nombres y formas. La separación y las creaciones mentales se desvanecerán.

La vida vibra en cada átomo. Puede ser vivida como poesía, arte y culto. El objetivo de la vida es realizar la unidad con Dios. Estamos aquí como peregrinos y nuestro destino es Dios".

 

Artículo original, en inglés: "Make Life Divine", Yoga Magazine, Febrero 2011